•  |
  •  |

Más de cien trabajadores del Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, están siendo afectados por el incumplimiento de un sinnúmero de beneficios que contempla el convenio colectivo, los más importantes referidos al pago de horas extras, viáticos y garantía de implementos esenciales para realizar su labor.

Los más afectados son los trabajadores de la escala salarial más baja, aquellos para quienes el ingreso promedio de mil córdobas en concepto de horas extras es esencial para la manutención de sus familias, pues tienen remuneraciones básicas de apenas 2 mil 500 córdobas.

Según Wilfredo Álvarez, Secretario de Conflicto del Sindicato de Trabajadores Democráticos, afiliado a la Unión Nacional de Empleados, UNE, la mayoría de los trabajadores padecen el no pago de sus horas extras desde enero de este año.

Un grupo menor arrastra ese problema desde agosto de 2010, y la respuesta que han obtenido hasta ahora de parte de la directora del INC, Vilma de la Rocha, es que no tienen capacidad económica.

Los representantes sindicales aseguran que ya han llegado a plantear un reacomodo en los roles para que se deje de obligar a los empleados a realizar horas extras que no les están pagando. Lo mismo pasa con los viáticos, entrega de uniformes, de implementos para el aseo de las oficinas del INC, entre otros.

EL NUEVO DIARIO abordó a la directora del INC sobre el tema, pero se declaró imposibilitada para hablar “porque vengo llegando apenas”, pese a ser un problema que su administración acarrea desde hace bastante tiempo.

Evert Villegas, secretario del sindicato, y otros afiliados se reunieron ayer con De la Rocha, pero del encuentro no resultó nada a favor de los trabajadores.

Informó que nuevamente les declaró no disponer de fondos, por lo que informó que continuarán sus demandas.

Villegas hizo énfasis en que el reclamo que hacen por el incumplimiento en los pagos que padecen responde estrictamente a un asunto laboral, totalmente alejado de motivaciones o tildes partidarios. Hizo énfasis en aclarar que “nadie nos está manipulando”, y que su reclamo no es huelga, sino una medida para exigir el compromiso que su empleador tiene para con ellos.