•  |
  •  |

A medida que pasa el tiempo, Nicaragua se aleja más de la posibilidad de cumplir con uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, como es la reducción de la mortalidad materna, ya que ha registrado un incremento de 30% en embarazos de adolescentes, cuyo grupo tiene grandes riesgos de morir en el período de gestación o en el parto.

El director ejecutivo del Centro de Investigación Epidemiológica en Salud Sexual y Reproductiva de Guatemala, doctor Edgar Kestler, explicó que en el último estudio latinoamericano, realizado en un período de diez años, Nicaragua aportó un porcentaje significativo a la investigación, ya que los datos suministrados provienen de historias clínicas del hospital de referencia nacional “Bertha Calderón”.

En dicho estudio se demostró que las mujeres de 15 años que se embarazan, tienen la razón más alta de muerte materna, ya que por cada 100,000 embarazadas menores de 15 años, 180 se mueren. Este mismo grupo tiene cuatro veces más probabilidades de fallecer que una mujer de 20 años o más.

El galeno consideró que una mujer de 15 años que se embaraza debe tener un cuidado especial por el alto riesgo que tiene de fallecer, entonces, los equipos de salud hospitalaria deben garantizarle la atención adecuada.

Para el doctor Freddy Cárdenas, Director Ejecutivo de Profamilia, el estudio demostró que hay una tendencia al aumento del embarazo de adolescentes, y opinó que en nuestro país eso tiene que ver con el desarrollo socioeconómico de la nación.

Según el doctor Óscar Flores, miembro honorario de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Nicaragua, el 30% de los embarazos totales en Nicaragua se da en adolescentes. De ellos, un 25% se mueren, por lo que calificó como una cifra bastante alta.

El doctor Flores recomendó que se debe hacer un enfoque hacia la prevención de embarazos, retrasar el inicio de las relaciones sexuales, y proporcionar métodos de planificación familiar. Esas son las estrategias fundamentales, aunadas a la educación.

Agregó que las mujeres en nuestro medio se mueren por preeclampsia y eclampsia, lo que se soluciona con una atención oportuna.

La presentación de este estudio se efectuó ayer durante un foro en el que participaron diferentes instituciones sanitarias del país como OPS, Unfpa y Profamilia.

En el evento fue notoria la ausencia de las autoridades del Ministerio de Salud, que fueron invitadas y convocadas con anticipación por los organizadores.