•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

Según el informe 2010 del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, el gobierno del presidente Daniel Ortega cierra su actual período presidencial con continuas violaciones a la Constitución de la República, obstaculización a la participación ciudadana, corrupción institucional, una efímera libertad de expresión, ataque a los medios de comunicación independientes, contra las organizaciones de derechos humanos, y parte de la responsabilidad de esto la tiene la ciudadanía en general.

En la presentación del Informe Anual sobre Derechos Humanos en Nicaragua 2010, la doctora Vilma Núñez, presidenta del Cenidh, indicó que no toda la culpa de esto lo tiene el gobierno, sino que se debe dar crédito a una ciudadanía que está dejando pasar todo esto.

“A esto se agrega una oposición que ha perdido su credibilidad y una sociedad civil muy golpeada, pero también dispersa y sin un objetivo común”, comentó la doctora Núñez mencionando que a pesar de la inconformidad la sociedad civil está disgregada y ha sido anulada.

Señaló que día a día la situación empeora y eso no es algo que mira sólo el Cenidh, sino organizaciones de derechos humanos a nivel internacional, ya han hecho una serie de recomendaciones sin que el Estado de Nicaragua las atienda, a pesar de ser firmante de compromisos internacionales.

“No somos dueños de la verdad, pero los hechos están para ser analizados”, alegó la doctora Núñez.

Mauro Ampié, de relaciones internaciones del Cenidh, dijo que las gestiones de la población en el Cenidh se incrementó levemente en el último año, con 50 más que en con el anterior, llegando a las 4 mil 262, entre consultas y denuncias.

Del total de los casos investigados, el 65 por ciento resultó ser violación a los derechos humanos, en el 21 por ciento se constató que no hubo y el restante aún está en proceso.