•  |
  •  |

La modernización del Sistema de Justicia Penal en Nicaragua continúa con la inauguración en julio del sistema informático de archivo nacional de antecedentes penales, según un comunicado de prensa de la Corte Suprema de Justicia.

La creación de este archivo está contemplado en el artículo 71 de la Ley 745 (Ley de Ejecución, Beneficios y Control Jurisdiccional de la Sanción Penal), publicada en La Gaceta, el 26 de enero recién pasado.

Este archivo permitirá el registro de más de 20 mil expedientes de privados de libertad que tengan sentencia condenatoria firme, desde diciembre de 2002, año en que entró en vigencia el Código Procesal Penal, hasta la fecha.

El propósito es que los antecedentes penales de cada reo estén a disponibilidad inmediata de los trabajadores judiciales, sobre todo de los jueces de Ejecución y Vigilancia Penitencia, y de magistrados de Apelaciones a la hora de conceder un beneficio.

En todas las circunscripciones

Horacio Velarde, Director de Análisis Legal de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, está a cargo del proyecto, y explicó que los 18 jueces de ejecución que existen actualmente pasan problemas para poder sondear información de algún privado de libertad, ya que lo deben realizar de manera manual, muchas veces enfrentando problemas de distancia y de recursos materiales para acceder al expediente del reo.

“Con este nuevo proyecto, los jueces podrán tener la documentación inmediata por vía virtual y sin importar la circunscripción donde se encuentren”, explicó Velarde.

Esta herramienta informática se habilitará en todas las circunscripciones judiciales y contará con un alto nivel de seguridad.

De acuerdo con la estructura a proponer, el archivo tendrá un responsable, dos analistas y un secretario.

El responsable que se nombre deberá estar en permanente comunicación con los jueces de Ejecución de Sentencia, y sostener una constante actualización de la base de datos.

Velarde informó que el costo económico del proyecto incluye la compra de las máquinas para tomas de huellas digitales, cámaras fotográficas en cada circunscripción, computadoras, equipos de oficina en los departamentos, y el equipamiento de la oficina central.