•  |
  •  |

“El pasado 29 de diciembre de 2009 mi hija me confesó que fue abusada sexualmente por una adolescente de 14 años cuando ella tenía 8. ¡Dejé de vivir!, la vida me dolió con un dolor que sólo las personas abusadas saben comprender.

A los 14 años a mi hija le dio diabetes juvenil. A los 16 fue víctima de una dermatitis severa que la dejó sin piel, sin cabello, inflamada, no entendíamos ni yo ni los doctores tanta enfermedad. Finalmente lo entendí, era ocasionada por estrés debido a este secreto que ella guardó por años”.

Esta es la historia de “María”, una de las tantas experiencias que han sido plasmadas en la columna “Hablemos de Abuso Sexual”, escrita por sobrevivientes de este problema de salud pública y por otros colaboradores, que EL NUEVO DIARIO entrega todos los lunes a sus lectores.

La disponibilidad de un espacio gratuito, que este medio garantiza a las víctimas y consejeros que se expresan en él, fue premiada ayer con un reconocimiento otorgado por el Movimiento Contra el Abuso Sexual-Nicaragua, MCAS.

“Agradecemos a EL NUEVO DIARIO por el espacio gratuito que nos ha brindado desde 2007. Gracias a estas publicaciones hemos contactado a otras personas que trabajan en el mismo tema en otros países como México, Argentina, Estados Unidos, Costa Rica y otras regiones de Nicaragua”, señaló María Teresa Crespín, encargada de comunicación del MCAS.

Dicen lo que piensan
Salomón López, miembro del grupo Jóvenes que Creemos en Otros Jóvenes de Chinandega, sobreviviente de abuso sexual y uno de los primeros en ocupar la columna, manifestó que “Hablemos de Abuso de Sexual” le ha ayudado a exteriorizar lo que siente y piensa.

“Personalmente he escrito algunas historias, porque soy sobreviviente de abuso sexual, he escrito algunos relatos sobre mi experiencia, de cómo romper el silencio, y cómo la sociedad revictimiza a los sobrevivientes, a tal punto (por ejemplo, en mi caso) que la sociedad de Chinandega se ha volcado en nuestra contra, porque se trata de un sacerdote (Marco Dessi), y la gente no reconoce que en un sotana puede existir una persona capaz de destruir vidas, por eso lo más fácil era negarse a reconocer el abuso”, comentó el joven.

En “Hablemos de Abuso Sexual”, no sólo se comparten los hechos o relatos de lo que viven las víctimas, sino que también se brindan sugerencias, explican por qué suceden las cosas que la gente no sabe y que le agobia. “Me ha servido para poder acercarme a la gente. Ahora muchos de ellos se acercan pidiéndome disculpas, y me piden información”, aseguró Salomón.

“Hemos educado a la población acerca de lo que significa el abuso sexual, cómo se protege a un niño o a una niña, informándole quién puede ser el abusador.

Muchas veces pensamos que el abusador puede ser el borracho, el drogadicto, el alcohólico, en mi caso, estaba en la iglesia, el lugar más seguro que la sociedad cree. La columna nos ha servido para romper muchos mitos”, añadió.

En el acto de premiación participó Lambert Grijns, Embajador del Reino de los Países Bajos, quien mostró su admiración por “la valentía que tiene EL NUEVO DIARIO al tocar el tema de abuso sexual, el cual tiene sus limitaciones culturales, religiosas y políticas. Por eso es sumamente importante que los medios de comunicación hablen sobre este tema”.