•  |
  •  |

El IV Informe de la Convención sobre los Derechos del Niño, publicado en la página Web de Unicef, refleja la franca situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los niños y adolescentes en Nicaragua.

Según el informe elaborado este año, la condición de pobreza para la población de 0 a 5 años equivale al 57.2%, mientras que la pobreza extrema alcanza el 22.2%. Un comportamiento similar presentan los niños y niñas en edades entre los 6 y 11 años. La pobreza extrema se caracteriza por la falta de acceso a los servicios básicos.

Las instituciones de gobierno como Ministerio de la Familia (Mifam), Ministerio de Educación (Mined) y Ministerio de Salud (Minsa) aparecen muy debilitadas por la reducción de personal.

Recomendaciones
Al final del documento, el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas emitió varias recomendaciones encaminadas a fortalecer las principales áreas en las que identificó ciertas debilidades.

En primer lugar reflejó gran preocupación ante la escasa aplicación del Código de la Niñez y la Adolescencia. Señaló la importancia de la adopción de políticas y normas adecuadas con la necesidad de que el sector empresarial proteja y respete los derechos del niño y reflejó su inquietud por el hecho de que el Estado haya establecido una edad mínima dispar y muy temprana para el matrimonio (15 años para los niños y 14 años para las niñas, con el consentimiento de los padres).

Instó al Estado a que intensifique su labor de lucha contra el racismo y las actitudes y comportamientos sexistas, hacia quienes son de origen indígena y afrodescendientes.

El Comité recomendó al Estado que procure lograr que las opiniones de los niños se tengan en cuenta en la familia, la escuela y la comunidad, y aunque encomió la medida constitucional de permitir votar a los niños entre 16 y 18 años de edad, también alentó al Estado a velar por que esta medida esté respaldada por una educación cívica.

Se mostró perturbado por la información sobre casos de trato degradante infligido a niños por la Policía y por la falta de investigación o de acusación.

Calificó como “un error “que el Código Penal haya eliminado la posibilidad de abortar, en particular a las niñas embarazadas víctimas de violación o incesto”.