•   SAN JOSÉ /AFP  |
  •  |
  •  |

Centroamérica se encuentra en una situación de inseguridad muy difícil, “en una bisagra” entre las delincuencias organizadas de México y de Colombia, dijo el alto cargo diplomático de Estados Unidos, Arturo Valenzuela, en una entrevista publicada ayer en San José.

“La inseguridad ciudadana afecta mucho a los países de la región que están en una bisagra difícil entre Colombia y México”, manifestó el secretario de Estado adjunto para América Latina al diario La Nación.

Valenzuela añadió que la lucha contra el narcotráfico y otras manifestaciones del crimen organizado requiere, en primer lugar, de “una política de cooperación entre los países (del área), incluidos Colombia y México”.

Pero, por otro lado, “se requiere una respuesta integral: luchar contra las organizaciones delictivas, pero fortalecer las instituciones, y al mismo tiempo --y esto es clave-- asegurar que las comunidades y las sociedades tengan respuestas claras, y que los jóvenes en riesgo tengan la posibilidad de tener empleos”, aseveró.

Grandes desafíos
“Los desafíos son muy grandes, y es cierto que si las instituciones son débiles (los países) son mucho más vulnerables”, dijo el diplomático, que ha anunciado su pronto retiro del cargo.

Sobre Guatemala, donde según cifras de la ONU se produce la mayor incidencia de muertes violentas de la región y una impunidad del 98% de los crímenes, Valenzuela dijo que hay “un problema mayor”, y apuntó que es necesario fortalecer el sistema de justicia para poder condenar a los delincuentes y devolver la confianza a la población.

Sin embargo, rechazó que ese país esté cerca de ser “un estado fallido”. “Hemos visto situaciones más difíciles en otras partes”, aseguró.

Valenzuela dijo que Estados Unidos está comprometido con Centroamérica en materia de seguridad, y que trabaja con cooperantes “de otras organizaciones internacionales” para asegurar que ese apoyo sea efectivo.