•  |
  •  |

Para las mujeres que tienen pareja e hijos, pero son víctimas de la violencia, en el Día de las Madres no hubo mucho que celebrar, según María Elena Domínguez, enlace de comisión coordinadora de la Red de Mujeres contra la Violencia, RMcV.

Domínguez comentó que, en particular, ella no celebra la fecha porque no es más que algo comercial, alegando que para ser realistas, el mejor regalo para las madres sería que se imparta justicia y se terminen las agresiones que tanto dolor, luto y tristeza ha dejado a las mujeres de Nicaragua.

De acuerdo con el monitoreo del femicidio de la RMcV, hasta la mitad de mayo se contabilizan 40 mujeres asesinadas, la mayoría por sus parejas.

De los femicidios, cinco de las víctimas eran menores de edad. Citando datos de la Comisaría de la Mujer, el 63% de las féminas son agredidas en la casa, y el porcentaje restante en la vía pública.

Según el monitoreo de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, el cálculo de la frecuencia de delitos sexuales en los primeros cuatro meses del presente año, es de 1.25 casos cada día, o sea cinco cada cuatro días.

De esa cifra, por cada 100 mujeres violadas al menos cinco terminan embarazadas de sus violadores. Estas se verán obligadas a ser madres luego de la agresión sexual, pues el aborto en todas sus formas está penalizado.

Más adolescentes embarazadas
Nuestro país está entre las naciones con mayor índice de embarazos en adolescentes y en niñas. Las menores de 18 años tienen el doble de probabilidades de ser golpeadas y maltratadas por el padre de sus hijos, que las mujeres mayores de 18 años.

Datos del estudio Embarazo Adolescente del Centre for the Study of AIDS, indica que se ha encontrado que entre el 11 y el 20% de las adolescentes embarazadas son producto directo de violación.

Mencionó que un gran problema está relacionado con la falta de atención de las autoridades --tanto policiales como administrativas--, que apañan a los agresores sexuales.

La representante de la RMcV expresó que eso da lugar a la impunidad, y que el abusador se sienta protegido. Esto ocurre no sólo en instituciones estatales, sino también en empresas y en las instancias religiosas.

Recordó varios casos de religiosos acusados en León, pero fueron protegidos por los beatos y por el mismo prelado. También el sonado suceso del Ministerio de Gobernación, los de beisbolistas, entre estos uno de Granada, señalado el año pasado de violar a una niña de 13 años.

El tipo nunca fue detenido y solo fue suspendido por la liga para “evitar el escándalo”, no por el delito. Esto ocurre a pesar de que en estas ligas deportivas, los directivos son principalmente comisionados de Policía, expresó.