•  |
  •  |

La tranquilidad de la vida de los indígenas del Caribe nicaragüense se encuentra amenazada por el flagelo del narcotráfico, donde muchos pobladores están cambiando su forma de vivir por el dinero que hace circular el crimen organizado en la zona, revela un amplio reportaje publicado por la BBC de Londres, en su sitio web en español.  

Algunos indígenas hasta se escudan en simbólicas lanzas ante la sensación de vulnerabilidad que sienten las comunidades, dice el escrito elaborado por el corresponsal de la BBC en Nicaragua, Tim Rogers.

Y es que a medida que los cárteles de las drogas se vuelven cada vez más activos en Centroamérica, se registra un flujo de dinero sucio en las comunidades pobres a lo largo de la costa Caribe de Nicaragua.

Grandes mansiones, camionetas 4x4 nuevas, y lujosas embarcaciones, muestran que algunos nativos ya están tomando ventaja de los narcodólares que circulan en su región.

Para las comunidades en su conjunto, las actividades de las bandas de narcotraficantes “han traído un aumento de la delincuencia organizada y la drogadicción”.

Independencia... ¿ahora?
En medio del flagelo, el Consejo de Ancianos --la tradicional estructura de poder de las comunidades indígenas-- ha revivido la idea de restablecer la independencia bajo la bandera de la “Nación Comunitaria Miskita”, como una manera de hacer frente a sus problemas por sí mismos.

El Consejo propuso un referéndum a realizarse a finales de este año para tratar el tema.

Ya hasta se habla de misivas enviadas a la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y a la Reina Isabel II, de Inglaterra, pidiendo ayuda.

Financiarse con narcodólares
Pero con pocas perspectivas de respaldo exterior, los líderes indígenas dicen que podrían verse obligados a ayudarse a sí mismos con los únicos medios de financiación disponibles para su aspirante nación: los narcodólares.

Esto quiere decir, con el dinero de la droga que se mueve de forma ilícita por las comunidades mediante la compra de silenciosas lealtades, el dinero que se desprende de paquetes de droga abandonados por los narcotraficantes que deben huir o de aquellos que son confiscados por las autoridades.

“La economía de esta región es una economía de la droga”, le dijo a la BBC Óscar Hodgson, asesor jurídico del Consejo de Ancianos y líder separatista.
“En nuestra opinión, el dinero de la droga que es confiscado aquí en la Costa debe quedarse en la comunidad”, señaló.


“Monstruo blanco”
El portavoz del Ejército de Nicaragua, coronel Juan Ramón Morales, restó importancia a la amenaza planteada por los separatistas, pero indicó que cualquier participación en el tráfico ilícito de drogas es considerada una infracción grave.

Mientras el debate entre los indígenas sobre el dinero proveniente de las drogas continúa, la gente aquí coincide con el hecho de que las comunidades marginadas necesitan ser desarrolladas.

Los separatistas reprochan que las promesas de ayuda estatal y de financiación nunca se concretaron, a pesar de la insistencia del gobierno de que se están haciendo progresos.

Algunos piensan que los múltiples problemas derivados de las drogas, la política y la pobreza forman parte de una profecía que culminará en el renacimiento de la nación indígena.

“Las drogas se han convertido en un monstruo blanco que nos ha esclavizado y ha exacerbado la crisis. Pero es una crisis que dará lugar a un cambio de sistema”, vaticinó Hodgson.