•   WASHINGTON / EFE  |
  •  |
  •  |

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó ayer con “efecto inmediato” la vuelta de Honduras al organismo del que fue suspendida el  cuatro de julio de 2009, tras el golpe de Estado contra el entonces presidente, Manuel Zelaya.

Honduras regresa así al sistema democrático interamericano gracias a resolución aprobada en una Asamblea Extraordinaria con 32 votos a favor y uno en contra, el de Ecuador, que considera no se ha castigado a los responsables del golpe.

Las razones de Ecuador
“La impunidad propicia la violación crónica de los derechos humanos y la inobservancia genera un precedente para que se vuelvan a repetir”, dijo su representante ante el organismo, María Isabel Salvador.

La decisión se adoptó cuatro días después de que Zelaya volviera a Honduras tras la firma del acuerdo de Cartagena, auspiciado por Venezuela y Colombia, con el actual presidente Porfirio Lobo.

En la Asamblea participaron los cancilleres de Venezuela, Nicolás Maduro; de Colombia, María Ángela Holguín; de Guatemala, Haroldo Rodas; de Panamá, Juan Carlos Varela y de México, Patricia Espinosa.

Aplausos a delegación hondureña
Una vez aprobada la resolución, los representantes y cancilleres presentes aplaudieron de pie a la delegación hondureña encabezada por la vicepresidenta y ministra de la Presidencia hondureña, María Antonieta de Bográn, quien pronunció un emotivo discurso en el que deseó que “ningún país de América pase por una situación como la que vivimos”.

“No ha sido fácil llegar hasta acá”, reconoció la ministra, quien aseguró que la reinstauración permitirá al país “recobrar el aliento para continuar adelante con mucha determinación”.

Fe democrática
La ministra afirmó: “La fe democrática de los hondureños ha hecho posible que nuestro país goce de sus atributos como país libre y democrático”.

Reconoció que “queda trabajo por hacer” para impulsar la reconciliación nacional, la estabilidad democrática y crear oportunidades a los hondureños, pero “este 1 de junio pasamos página y vemos con fe y con optimismo nuestro futuro”.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, manifestó su “enorme alegría” por este día que “hubiera querido que ocurriera antes”, aunque señaló que la crisis hondureña ha sido un desafío que “ha resultado bien”.

Nombran embajador   

Insulza, quien recibió al término de la reunión las credenciales del nuevo representante permanente de Honduras, Jorge Ramón Hernández, reconoció que “siempre es doloroso suspender a un país”, pero “la Carta Democrática tiene que ser aplicada en casos extremos y este es un caso extremo”.

“Honduras regresa a su casa, y regresa a su casa como una república democrática con la frente en alto y con toda la dignidad de un pueblo”, afirmó Jorge Ramón Hernández.

La asamblea comenzó casi tres horas tarde debido a las intensas negociaciones que se llevaron hasta el final para acordar la resolución, lo que impidió participar a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que tenía previsto acudir.

Regreso, un hito
En su lugar, el secretario de Estado adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, transmitió la felicitación de la secretaria y agradeció a Colombia y Venezuela su “contribución y esfuerzos incansables” para hallar una solución con el acuerdo de Cartagena.

Valenzuela señaló que el retorno de Honduras es un “hito importante” para la organización, que superó con éxito la crisis hondureña, aunque afirmó: “no podemos ser complacientes”.

La mayoría de los países miembros agradeció la mediación del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, para lograr el acuerdo de Cartagena que abrió la puerta del regreso de Honduras a la OEA.