•   SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

El abandono del gobierno de Nicaragua para resolver los problemas más sentidos de unos 4,500 habitantes de siete comunidades fronterizas de la llamada Costa Sur, y las consecuencias productivas y ambientales por las inundaciones desde territorio costarricense y por las crecidas del Gran Lago, fue el clamor de la Red de líderes fronterizos en un encuentro binacional realizado en San Carlos, Río San Juan.

Alejandro Amador Mendoza, representante de El Coral, dijo que no podrán cultivar arroz en este ciclo, porque con la desaparición de la laguna Las Camelias en territorio costarricense, las aguas que bajan “del otro lado” inundaron las comunidades, “secaron los humedales y nos lanzan las aguas”, apuntó. Según Amador Mendoza, una comisión de líderes nicaragüenses se propone reunirse con el alcalde de Upala, el 15 de junio, a fin de buscar una salida al problema.

Tras señalar que la presencia de los alcaldes riosanjuaneños que gobiernan las comunidades fronterizas con Costa Rica era necesaria en el encuentro binacional para “abordar los problemas y las necesidades vecinales”, Amador afirmó: “Estamos fregados de este y del otro lado”.

 

Solo toman nota
Afirmó en el encuentro binacional que la Comisión de Río --creada a raíz del fallo de La Haya ante el diferendo del Río San Juan por el Presidente de la República, Daniel Ortega, para regular y reglamentar la navegación del río, presidida por el jefe del Ejército, coronel César Vladimir Peralta--, visitó la Costa Sur, y se reunió con los líderes de la comunidad, y tras conocer la problemática aseguró que se reuniría con ellos cada mes. “Eso hace casi un año y no se han vuelto a aparecer”, dijo.

El líder señaló que plantearon las necesidades de infraestructura, de salud, de educación, de turismo, de energía, de agua, de aduana, de migración, y de ajustar el plan de manejo del Refugio de Vida Silvestre Los Guatusos a la realidad, dado que el existente no integra a las comunidades ni su actividad productiva.  David Ubau Hernández, de Pueblo Nuevo No. 1, refirió que así como manejan el puesto fronterizo nicaragüense de Papaturro, ha venido a afectar las relaciones de buena vecindad y la actividad productiva y comercial.

Puesto para cobrar y reprimir
Por su parte, Henry Sandino, Presidente de la Cámara de Turismo, Cantur, consideró necesario coordinar y articular a los alcaldes de ambos países en beneficio de la población, que, por su ubicación geográfica, está limitada.

“En el lado costarricense no tienen problemas porque hay infraestructuras escuelas, energía, agua, pero las comunidades nuestras son las que perecen, y es hasta donde debemos llegar resolviendo sus problemas”. Sandino explicó que los cobros en el puesto fronterizo de Papaturro lo hacen como si fuera igual que el de Peñas Blancas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus