•   Corresponsal END San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |

Las autoridades migratorias costarricenses no reaccionaron a la denuncia del embajador de Irán en Nicaragua, Morteza Khalaj, quien asegura fue “ultrajado” por funcionarios ticos destacados en las oficinas de Peñas Blancas.

Ante la consulta de varios medios, Migración y Extranjería remitió al comunicado divulgado la semana pasada, donde dice que todo fue un malentendido en el incidente donde estuvieron involucrados el embajador, su esposa y su hijo.

En ese comunicado, Costa Rica aseguró que Khalaj debió esperar mientras verificaban el permiso emitido en uno de los pasaportes con los funcionarios consulares costarricenses destacados en Nicaragua.

“La necesidad de la consulta respondió a que la autorización de Cancillería fue estampada en un pasaporte ordinario; mecanismo que es poco común, puesto que toda representación diplomática, generalmente, porta pasaportes que los identifican como tales”, informó la semana pasada este país.

El reporte MPB-00145-05-2011, enviado a San José por el jefe de la oficina de Migración en Peñas Blancas, Édgar Aguirre, dice que el embajador iraní durante el altercado quiso cruzar por la fuerza la frontera.

“Yo, en mi condición de jefe, los invito a que abandonen el país, y el señor Morteza en un acto de prepotencia y soberbia me falta el respeto pegándome una gritada (...) En un acto de rebeldía quedaron en el carro y no salían del país hasta que se le entregaran los pasaportes en su carro”, dice el informe divulgado por un medio local.

Al final del día, el embajador y su familia ingresaron a Costa Rica, por autorización del vicecanciller, Carlos Roverssi.