•   FRÁNCFORT /AFP-EFE  |
  •  |
  •  |

Los investigadores continuaban tratando de encontrar el sábado la forma en que la bacteria E. Coli Enterohemorrágica (EHEC) infectó a miles de personas y ya dejó 19 muertos en Europa, 18 de ellos en Alemania.

Los periodistas alemanes se transformaron en detectives, pero ninguna de sus pistas fue confirmada. Según los diarios, la bacteria habría causado la muerte de una 19ª persona en Brandeburgo (noreste, estado federado alrededor de Berlín). Pero la víctima, un hombre de unos 50 años, sufría de muchas otras infecciones que no permiten acusar a la E.Coli Enterohemorrágica con certeza.

La cepa de esta enfermedad fue identificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una forma rara de una bacteria Escherichia Coli, 0104:H4. Esta cepa ya era conocida, afirmó la OMS, pero aparentemente se trata de la primera vez que es detectada en ocasión de una epidemia.

La OMS confirmó el viernes que la bacteria intestinal puede transmitirse de persona a persona a través de las heces o por la vía oral. Sobre las vías de transmisión, la epidemióloga de la OMS, Andrea Ellis, explicó que el contagio "puede ocurrir sin una higiene adecuada", por lo que una medida de prevención eficaz es lavarse las manos después de ir al baño y antes de tocar los alimentos.

Incubación toma dos o tres días
La bacteria tiene un periodo de incubación medio de tres a cuatro días, con la mayoría de pacientes que se recuperan en diez días, pero en una pequeña parte de los pacientes -principalmente niños y personas mayores- la infección puede llevar al SUH, una enfermedad grave que se caracteriza por causar insuficiencia renal aguda.

Una vez que aparece el SUH surge la enfermedad en toda su gravedad, con un riesgo de mortalidad entre el 3 y el 5 por ciento, según datos de la OMS. El SUH es la causa más común de insuficiencia renal grave en niños y puede causar complicaciones neurológicas hasta en el 25 por ciento de pacientes y dejar secuelas.

En una conferencia de prensa, Ellis mencionó que un aspecto inusual de este brote es el importante número de casos de SUH y también el hecho de que los adultos estén resultando los más afectados, cuando normalmente no es el grupo de mayor riesgo.

Asimismo, comentó que el mayor impacto que se observa entre las mujeres se debería a "preferencias alimenticias", ya que tienden a consumir más vegetales crudos en ensaladas, y se cree que es allí donde está el origen de la bacteria.

"Lo más probable es que en este caso el modo de transmisión sea a través de los alimentos, pero no sabemos cual. Y esto tampoco significa que no pueda ser otra cosa", enfatizó Ellis, tras explicar que el agua, el contacto con animales o con personas infectadas también son otros modos conocidos de transmisión.

De acuerdo con la OMS, 12 países ya señalaron casos de contaminación por esta bacteria, que provoca hemorragias del sistema digestivo, y en los casos más graves, problemas renales (síndrome hemolítico y urémico, SHU). Todos estos casos están vinculados a Alemania.

Vector de contaminación: un enigma

En cambio, el vector de contaminación, que afecta en particular a las mujeres, todavía es un enigma. Aunque las hortalizas fueron acusadas inmediatamente de ser la causa de este mal, esto no ha sido confirmado.

Según el Laboratorio Europeo de referencia para la Escherichia Coli, los análisis no permiten decir que esos alimentos provocaron las infecciones.  "El alarmismo hacia el consumo de verduras es injustificado, (...) pues los análisis de laboratorio no permitieron respaldar la hipótesis de que las legumbres contaminadas causaron la infección", afirmó este laboratorio en un comunicado el viernes.

Dicho laboratorio, ubicado en el Instituto Superior de la Salud (ISS) de Roma, también afirmó que no aconsejaba la utilización de antibióticos para luchar contra esta enfermedad, pues hasta ahora los tratamientos no fueron eficaces para controlar este mal. "Para esta infección en particular, no se aconseja la terapia antibiótica, esta puede incluso ser contraproducente, causando un aumento de la emisión de la toxina", precisó.

La única certeza, por el momento, es que el foco de la epidemia se encuentra en el Norte de Alemania, donde se registraron en su mayor parte los decesos. Esto no significa que la bacteria sea originaria de esa región.

No tiene origen masivo

En tanto, el Instituto virológico Robert Koch, de Berlín, descartó ayer que el brote pueda tener su origen en algún evento de tipo masivo. "Las informaciones de los medios que relacionan las infecciones de 'E.Coli' con eventos masivos no se corresponden con las conclusiones del Instituto Robert Koch y se contradicen con el perfil epidemiológico del brote", comunicó el centro.

Horas antes, el semanario "Focus" apuntaba en su portal en internet a la posibilidad de que el origen pueda estar en las celebraciones por el aniversario del puerto de Hamburgo, a las que asistieron cerca de 1,5 millones de personas entre el 6 y el 8 de mayo.

La publicación señalaba que una semana más tarde se registraron los primeros pacientes con diarreas sangrantes en la clínica universitaria de Eppendorf de Hamburgo, el tiempo que corresponde al desarrollo típico de una infección de "E.Coli" y aseguraba que esta es una de las hipótesis barajadas por el centro virológico berlinés.

"Eso es muy improbable", rebatió Hartmut Stienen, portavoz de las autoridades sanitarias de Hamburgo, quien indicó que partiendo de un periodo de incubación de entre tres y cuatro días, las celebraciones en el puerto no pueden haber sido el foco de la infección, como ya les confirmó, según dijo, el instituto hace diez días.

En estos momentos, el centro virológico cuenta con tres equipos que interrogan en Hamburgo, Lübeck y Bremen a pacientes infectados con la bacteria y a personas sanas sobre los alimentos consumidos últimamente.

Para el estudio se han escogido ciudades representativas por el elevado número de pacientes afectados.