•   Alemania /AFP  |
  •  |
  •  |

Semillas germinadas de Baja Sajonia (norte de Alemania) podrían ser el vector de la epidemia de E.coli que dejó 22 muertos en Europa, de los cuales 21 en Alemania, según un nuevo balance, anunció el domingo el Ministerio de Salud de este Estado regional. Según el ministro de agricultura de Baja Sajonia, Gert Lindemann, aún no se suministró una prueba definitiva. Pero “los indicios son tan fuertes que debemos recomendar a los consumidores que renuncien de momento al consumo de semillas germinadas”, declaró en una conferencia de prensa en Hanover.

El lunes se deben llevar a cabo nuevos análisis de laboratorio, pero según el Ministerio, la pista lleva a una empresa de jardinería de Uelzen. Esta empresa vende semillas germinadas, principalmente de ensaladas, en Alemania, pero trabaja también con otros países europeos y de Extremo Oriente, agregó. La cifra de muertos por la epidemia causada por la bacteria se eleva ya a 22 decesos en Europa, 21 de ellos en Alemania.

Para el balance del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), con sede en Estocolmo, hay tres nuevos fallecimientos, todos en Alemania, con respecto al último balance del sábado. Estas cifras fueron confirmadas por las autoridades sanitarias alemanas.

Alerta europea
En los países miembros de la Unión Europea se han registrado un total de 1,605 casos de contaminación de la Escherichia coli enterohemorrágica (ECEH), y 658 casos presentan síntomas del Síndrome Hemolítico y Urémico (SHU), la inmensa mayoría en Alemania, precisó el ECDC. Alemania debería lanzar pronto una advertencia a través del sistema europeo de alerta rápida (RASFF), debido a las sospechas que hay sobre las semillas germinadas como posible vector, indicó por su parte la Comisión Europea.

Hospital de Hamburgo desbordado

El ministro de Sanidad alemán, Daniel Bahr, que visitó este domingo el Hospital de Hamburgo-Eppendorf (norte), desbordado ante la afluencia de pacientes infectados con la bacteria E.coli, rechazó valorar las diferentes hipótesis apuntadas por la prensa y las calificó de “especulaciones”.

Según el Laboratorio Europeo de referencia para la Escherichia coli (Eceh), con sede en Roma, los análisis no permiten decir que esos alimentos provocaron las infecciones, pero el Instituto Robert-Koch (RKI), centro nacional de alerta y lucha contra las epidemias en Alemania, sigue aconsejando a los consumidores que eviten comer verdura fresca, sea cual sea su origen, hasta que haya nuevos indicios. Este domingo, varios científicos apuntaron la hipótesis de que la bacteria proceda de centros de producción de biogás, que son numerosos en un país que privilegia el reciclaje de sus basuras orgánicas. El biogás se produce por la fermentación de materias orgánicas animales o vegetales.