•  |
  •  |

Tras el anuncio de la propuesta de la Comisión Global de Políticas contra la Droga, quienes plantean la no prohibición de estupefacientes en las naciones, la mayoría de representantes de los diferentes sectores de la sociedad nicaragüense manifestaron su rechazo a esta propuesta, porque “crearíamos más adictos”.
La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Alba Luz Ramos, consideró que el tema por ser polémico y relevante debe ser sometido a una consulta con los diferentes sectores de la sociedad, pero indicó que sería negativo para el país aprobar este tipo de medidas.

“Yo le miro su parte negativa en el sentido de que se le está enviando un mensaje a los jóvenes de que pueden drogarse”, dijo Ramos.  “Debe hacerse un estudio serio de qué es lo que prevalece más, si lo positivo o lo negativo, de acuerdo con la experiencia de otros países (ya que) es sabido que el negocio está en que la droga es cara porque es prohibida, pero me parece que una ley que explícitamente autorice el consumo es un mensaje fuerte para la juventud”, aseveró Ramos.  

Recordó que en el país existe una cantidad mínima de droga, que cuando es encontrada en manos de una persona, se presume que es para consumo y no para tráfico, pero que el mismo no está legalizado y es castigado. Consideró que una ley como esta no afectaría las actuaciones del narcotráfico.

“No creo que una ley de este tipo ponga a los narcotraficantes en una posición desventajosa, porque siempre va a ser un delito venderla, de manera que va a ser siempre una actividad clandestina, el tráfico será siempre un delito”, finalizó la presidenta de la CSJ. Llamamos a los altos mandos de la Policía Nacional para conocer su reacción al tema, pero no conseguimos una respuesta.

“Crearíamos más adictos”
David Silva, Director Ejecutivo del Centro de Estudios de Seguridad Ciudadana de Nicaragua, Cescnic, afirmó que una ley de este tipo perjudicaría al país, porque no contamos con los recursos económicos para controlar y supervisar el consumo de drogas, además de que carecemos de la cultura que poseen países europeos donde esta medida sí se aplica.

“Creemos que la droga de todos los tipos debe ser totalmente prohibida, me parece que eso podría salírsele de las manos al Estado, y, por el contrario, podría aumentar el número de adictos en el país que son una carga económica, moral y social”, dijo.

“A los narcotraficantes esto no los perjudica, porque ellos seguirán con el negocio y hasta podrían tener más clientes”, aseveró Silva, quien recordó que algunos grupos sociales han iniciado pláticas sobre la legalización del consumo de la marihuana.

Leonel Úbeda, Presidente del Foro Permanente de Seguridad Integral, FPSI, aseguró que esta medida traería dificultades al país, porque los consumidores de drogas poco a poco van a demandar mayores cantidades, y el Estado y los diversos sectores sociales no podrían controlar dicho fenómeno.

“Es como dice el dicho: ‘El niño llorón y la china que lo pellizca’. Es como decir que el mal camina solo y no hay que hacerlo caminar, ahora tenemos leyes necesarias que no se están cumpliendo, y sería como decirles a los narcotraficantes: ‘Mirá, este es un cheque que no está en blanco, pero ya tiene una cantidad y ya podemos empezar las negociaciones’, sería como darle un adelantito, un abono al narcotráfico, que después te lo va a cobrar más caro”, alertó Úbeda.   

Marihuana con alto índice de consumo en el país

Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, destacó, en primer lugar, que el consumo no es delito, sino una falta en materia judicial, pero habría que ver bajo qué razonamientos se plantea el consumo y qué necesidad existe para eso.

“Algunos sectores lo plantean como una forma para restarle fuerza a la criminalidad, al tráfico y a las mafias que lo rodean, pero la legalización de la marihuana tiene opiniones divididas”, dijo el representante del Cenidh.

Carrión comentó que habría que analizar experiencias similares, como la prohibición o ley seca en Estados Unidos, que no detuvo el tráfico ni el consumo de licor, sino que se creó toda una mafia a su alrededor, para luego ver su posterior legalización con sus efectos en la salud.

“Conozco que la marihuana se recomienda hasta para efectos medicinales, sin embargo, se debe enfatizar la discusión de posibles daños a la salud y a la seguridad ciudadana”, alegó.

Por su parte Roberto Orozco, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, expresó que según estudios de la Encuesta Social de Consumo de Drogas del 2006, la droga de mayor con sumo en Nicaragua es la marihuana, y en segundo lugar está el crack, seguido de la cocaína.

“La marihuana es un negocio lucrativo, y se calcula que por una libra de marihuana se obtienen hasta 29 mil córdobas en ganancia. La Policía Nacional incauta un promedio de 700 kilos anuales”, dijo el especialista del Ieepp.

Orozco comentó que se conoce que la marihuana no tiene los efectos nocivos de otras drogas, como la alta dependencia, y más bien es un relajante, pero “recordemos que cuando se legalizó el licor se incrementó la violencia social e intrafamiliar, el alcoholismo y los accidentes de tránsito. Por esto se necesitaría una amplia discusión y un debate serio”.
 
Médico apoya moción internacional
Para el doctor Vicente Maltez Montiel, profesor y especialista en Medicina Interna, se debe analizar lo que en Estados Unidos, en los años 20 o 30, cuando un pastor dijo que cuando se prohibiera el alcohol las cárceles se iban a vaciar, sin embargo, ocurrió que la prohibición heredó un mayor consumo, fue cuando surgió la imagen de Al Capone y de otros delincuentes famosos. Entonces, según el galeno, prohibir algo genera que la gente consuma más.

También recordó que a Holanda, lo califican como “el paraíso de la droga”, porque en ese país se admite el consumo en restaurantes, incluso, proporcionó jeringas gratis para aquellos que se inyectan heroína.

Asimismo, comentó que la marihuana es útil, desde el punto de vista médico, para aquellas personas que tienen esclerosis múltiple, o las que estén recibiendo tratamiento intravenoso contra el cáncer, lo que se llama como poliquimioterapia.

Los pacientes que se someten a este procedimiento pasan vomitando una semana completa, pero si una persona se fuma un churro de marihuana antes y después del tratamiento, disminuirá los efectos producidos por la poliquimioterapia.

Finalmente, el doctor Maltez Montiel coincidió con los grandes estudios internacionales que se han hecho, y opina que la marihuana debe legalizarse. Aunque reconoció que el problema no es tan fácil, ya que se ha descubierto que en el cerebro del ser humano existen receptores de la droga, por eso se deben analizar todas las disyuntivas.