•  |
  •  |

Los presuntos asesinos del taxista informal Noel López Vargas, de 28 años y nicaragüense, fueron detenidos el viernes por agentes del Organismo de Investigación Judicial, OIJ, en operativos simultáneos.

En el Invu, Las Cañas, Alajuela, los agentes del OIJ capturaron a un sujeto de apellido Salas, y en Boca Arenal a otro de apellido Díaz, vecino del lugar.

Los policías judiciales recuperaron, además, un tubo metálico que habría sido usado para golpear a López.

Falta por localizar el machete con el que el sospechoso de apellido Díaz habría degollado al taxista informal, padre de siete hijos, todos menores de edad.

A López lo mataron la noche del martes a la orilla de un angosto camino de lastre que lleva a una finca piñera en San Josecito de Cutris, San Carlos. Su cadáver, con al menos 10 heridas en la cabeza, rostro y cuello, así como lesiones en la espalda, fue hallado por un chofer de Agromonte, a las 6 am del día siguiente, es decir, miércoles, dos horas antes de que familiares del taxista pirata denunciaran su desaparición en la delegación regional del OIJ.

La Fiscalía pidió al Juzgado Penal de Ciudad Quesada imponer hasta un año de prisión preventiva contra Salas y Díaz como sospechosos de los delitos de homicidio y de robo agravado.

Plan macabro

Una deuda de ¢300 mil que López tenía con Salas habría llevado a este a tomar la fatal decisión.

Según el OIJ, para ejecutar su plan, Salas invitó a López a pescar en un río situado cerca de la ruta Boca Arenal Monterrey, pero luego de viajar unos 12 minutos lo habría obligado a entrar al camino secundario donde lo asesinó.

Consumado el crimen, los presuntos autores tomaron rumbos distintos. Salas se quedó con el carro que López usaba para transportar pasajeros.

Ese vehículo Hyundai Accent, Salas lo desmanteló en Curridabat, San José, donde fue localizado en un taller mecánico.