•  |
  •  |

La procuradora especial para la niñez y la adolescencia, Norma Moreno, pidió que no se sigua echando la culpa de todo al Código de la Niñez y la Adolescencia, y que más bien se exija a las instituciones encargadas de impartir justicia que cese la impunidad y se brinde más seguridad a la población.

“Es necesario que la Policía Nacional cumpla con su responsabilidad de seguridad ciudadana, y que el sistema de justicia no deje en impunidad los casos”, expresó Moreno, alegando que desde los 15 años los infractores de la ley pueden ser privados de libertad.

Reiteró que rechaza una reforma al Código de la Niñez, pero también alegó que en los casos de delitos graves --como violación, asesinato y homicidio-- se cumpla con las condenas máximas establecidas, y no se brinden beneficios ni suspensiones de penas, dado que con los mismos las penas --la máxima es de seis años-- se reducen prácticamente al 50 por ciento, y eso sostiene el sentimiento de impunidad.

Los alegatos de la procuradora de la niñez son respaldados por Adilia Amaya, de la Coordinadora Nicaragüense de Organismos No Gubernamentales que trabajan con la Niñez y la Adolescencia, Codeni, quien destacó que las instituciones del sistema de justicia también deben tomar sus responsabilidades como parte del cumplimiento del Código.

¿Para qué?
“Aumentar las penas, ¿para qué? Con aplicar una pena de 15 años no se recobrará a un adolescente. Se necesita que primero se cumpla a cabalidad con el Código y se destinen los recursos para la reinserción social y la socioeducación de estos jóvenes”, determinó Amaya.

La representante de Codeni aseguró que como una instancia que aglomera a las organizaciones que trabajan con la niñez, está abierta a discutir el Código, pero si es para mejorarlo. “Que se abra el diálogo y hablemos”, dijo Amaya.

La comisionada general Mercedes Ampié, jefa de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia, de la Policía Nacional, afirmó que reformar el Código de la Niñez y la Adolescencia con el fin de aumentar el tiempo de las penas para los menores que infringen la ley, sería perjudicial para estos y no sería la solución al problema.

“La respuesta es venir fortaleciendo el trabajo preventivo como lo hemos venido haciendo, porque la solución no es elevar las penas. Esto no trae una solución para disminuir los índices de violencia. Se trata de buscarles alternativas educativas, recreativas, laborales, para cuando ya los jóvenes tienen edad para trabajar, e incluirlos en todos los programas que estamos desarrollando en conjunto con otras instituciones”, aseguró Ampié.

Algunos sectores de la sociedad han criticado que el país no cuenta con las condiciones de encarcelamiento adecuadas, que permitan la reinserción social de los adolescentes, y cuestionan la falta de recursos por parte del Estado. Pero la comisionada general Ampié recordó que la institución policial ya cuenta con el Centro de Promoción y Desarrollo Juvenil, “Juventud”, el cual podrá albergar a unos 800 jóvenes.

Reinsertarlos a la sociedad
“Este centro podrá constituirse como un espacio facilitador para la creación de una estrategia integral entre la Policía Nacional, el gobierno, la comunidad nicaragüense y las políticas sectoriales, en pro de la juventud. Además de promover una cultura de responsabilidad en la juventud, a fin de que asuma nuevas prácticas y estilos de vida saludables, en la búsqueda de la reducción de conductas de riesgo, que se expresan en uso y abuso de alcohol, drogas, sustancias adictivas, tabaquismo, violencia intrafamiliar y sexual, exposición al riesgo de accidentes”, dijo la comisionada mayor Erlinda Castillo, jefa de la Dirección de Asuntos Juveniles.

Ya en una primera etapa, que dura 19 meses, se construirán nueve aulas teórico-prácticas en tres pabellones, sala de docentes, edificio de Cedoc, cocina,  comedor, edificio de descanso y de seguridad, caseta de control de acceso y obras exteriores, construcción de la Dirección de Asuntos Juveniles, donde se impartirán cursos de operador de microcomputadoras, corte y confección (sastrería), repostería básica, belleza general, electricidad básica residencial, reparación de electrodomésticos, conocimiento, manejo y prácticas de producción, locución radiofónica, curso de manualidades y de arbitraje.

Esta obra tiene un costo de 4 millones 540 mil 219 dólares con 68 centavos, que están siendo aportados por la cooperación internacional, y será ejecutada en 48 meses. Posteriormente, la Policía anunciará la construcción de un nuevo Centro Juvenil que estará ubicado en la Costa Atlántica del país, donde los jóvenes y adolescentes están muy amenazados por la influencia de las drogas.