•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al menos 26 organizaciones de derechos humanos de nueve países de la región latinoamericana presentaron una carta abierta al presidente Mauricio Funes, en que repudiaron las agresiones sufridas el domingo contra defensoras y defensores de los derechos de las mujeres, en el marco de la asamblea general de la OEA celebrada en San Salvador.

La misma fue denunciada por las personas agredidas, entre salvadoreños, guatemaltecos, hondureños y seis nicaragüenses, a quienes los agentes de seguridad pública salvadoreña retiraron por la fuerza. El pequeño grupo de centroamericanos compuesto por 11 mujeres y 3 hombres, con camisetas y pancartas denunciaban la grave situación que viven las mujeres en la región por el irrespeto a los derechos sexuales y reproductivos, estos pretendían hacerse notar ante los representantes de los gobiernos de varios países participantes en la actividad celebrada en El Salvador.  

Según las personas afectadas, entre ellas Martha María Blandón, directora de IPAS Centroamérica, los hechos ocurrieron la tarde del domingo pasado frente instalaciones del Centro de Ferias y Convenciones, CIFCO, en que se desarrollaba la actividad de la OEA sobre Seguridad Ciudadana en la Américas.

El embajador de El Salvador en Nicaragua, Juan José Figueroa, amablemente dijo a EL NUEVO DIARIO, que hasta el momento no hay una comunicación oficial sobre la problemática, sin embargo se comunicó con la embajadora nicaragüense en El Salvador y le confirmó que recibió una carta firmada por cuatro nicaragüenses, explicando la situación y que ella dio trámite en espera de una contestación de las autoridades.

“También nosotros pedimos información del hecho a nuestro gobierno y la daremos a conocer cuando la obtengamos”, expresó el diplomático agregando que desconocía totalmente los hechos más que dicho en la carta de las nicaragüenses, además que en la actividad había un fuerte sistema de seguridad debido al nivel de los representantes que asistían a la reunión.

Así también mencionó que el gobierno de El Salvador es muy respetuoso a los derechos humanos y las expresiones cívicas de la población, que ocurren sin que ocurran mayores percances con las autoridades.