•   TEGUCIGALPA/La Prensa de Honduras  |
  •  |
  •  |

Según el diario www.proceso.com.mx, el inalcanzable para el gobierno mexicano, Joaquín “El Chapo” Guzmán se mueve a sus anchas en Guatemala y Honduras bajo la protección de un cerco “militar” para dirigir personalmente el trasiego de drogas desde Centroamérica hasta México y Estados Unidos.

El jefe del cártel de Sinaloa entra y sale de los dos países centroamericanos gracias al control que ejerce en vastos territorios de esta región, a pesar de que en 1993 fue detenido casualmente en Guatemala, por el general Otto Pérez Molina, quien ahora es uno de los principales candidatos a la Presidencia.

Tan solo en lo que va de este año, los servicios de inteligencia guatemaltecos y de Estados Unidos han ubicado a “El Chapo” por lo menos cinco o seis veces en el norte y en el noroeste del país, muy cerca de la frontera con Honduras. “La última vez que se le vio aquí en Guatemala fue en Semana Santa (en abril de este año) en la zona de Puerto Barrios”, asegura en entrevista con Proceso el ministro de Gobernación, Carlos Menocal.

“En tres de esas ocasiones existe la certeza de la presencia de ‘El Chapo’, porque en los lugares donde estuvo se encontraron documentos y dinero, y se detectaron comunicaciones”, dice el ministro, con base en información de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) y de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Consejo de Seguridad Nacional de Guatemala.

Siempre llegan tarde
De acuerdo con Menocal, tras detectar la presencia de “El Chapo”, los gobiernos de Estados Unidos y de Guatemala han realizado operativos para capturarlo, “pero por incompetencia, el Ejército guatemalteco, ha llegado tarde”.

Además de haber sido ubicado en su principal zona de influencia --en la frontera occidental de Guatemala con México, en el Pacífico sur y en la frontera con Honduras--, se ha establecido por temporadas en la capital guatemalteca.

“En febrero y en marzo del año pasado se le ubicó en el complejo residencial Majadas, donde tenía dos o tres casas; desde ahí operó un buen rato”, dice una fuente de inteligencia militar que recibió a los reporteros de Proceso, con la condición de que no revelaran su identidad.

El fraccionamiento Majadas se localiza en una de las zonas más exclusivas, en el norte de esta capital, por la carretera que va hacia la turística ciudad de Antigua.

El complejo residencial está, por así decirlo, protegido por el hotel Tikal Futura, alrededor del cual se concentran agencias automotrices y tiendas exclusivas, en su mayoría estadounidenses. Con notoria vigilancia privada a cargo de agentes dotados de pistolas, armas largas y equipos de radio, el complejo se localiza a un lado del Country Club de la ciudad de Guatemala.

Para ingresar a Majadas, los visitantes e incluso los residentes se deben identificar en las casetas de vigilancia de las entradas. Cualquier movimiento de autos o de personas desconocidas es reportado de inmediato a través de radios en la cadena de guardias apostados a lo largo y ancho de la calle que desemboca en la zona residencial.

Una fuente de inteligencia civil guatemalteca sostiene que “’El Chapo’ es el tema de fondo” cuando se habla del narcotráfico en Guatemala, ya que se desplaza con todas las facilidades desde hace mucho tiempo por la frontera con Honduras, Huehuetenango, Antigua y El Petén, en la frontera con México, y en la propia ciudad de Guatemala.

“Lo cuidan militares mexicanos, guatemaltecos y hondureños, además de la protección que recibe de los policías de las zonas por donde se mueve. En la frontera con El Salvador, al sureste de Guatemala, también se han localizado equipos de escuchas que trabajan para él”, dice la fuente.

Subraya que “’El Chapo’ se mueve en helicópteros, y una de las principales empresas que utiliza es Transportes Aéreos de Guatemala (TAG), propiedad del general retirado Francisco Ortega Menaldo, quien participó en la guerra civil guatemalteca. Y de acuerdo con información de Estados Unidos, quien lo lleva y trae es Gregorio Valdés, representante de la empresa de helicópteros Piper”.