•  |
  •  |

La actuación de la Policía Nacional se destaca en su lucha contra el gran crimen organizado, pero a criterio del experto en seguridad y defensa, Roberto Cajina, la institución resulta deficiente en la defensa de la seguridad de sectores opositores al gobierno y en garantizar la seguridad ciudadana ante el crimen común.

Roberto Cajina, consultor en Seguridad  y Defensa, y miembro de la Junta Directiva de la Red y Seguridad de Defensa de América Latina (Resdal), señaló que en el tema de la lucha contra la narcoactividad, “hay un notable esfuerzo de la Policía, pero una ausencia de esfuerzos de todas las demás entidades involucradas, exceptuando al Ejército, que es el que más hace en ese sentido de luchar contra el narcotráfico”.

A criterio de Cajina, la Policía explota de manera exitosa sus triunfos en los grandes quiebres de drogas, “y esa discutible tesis de que somos el país más seguro de Centroamérica, pero no ha podido explicar su ineficiencia en proteger la integridad de los opositores al gobierno que son agredidos en las calles por grupos de choque afines al gobierno”.

“Es común ver en los medios a los agentes antidrogas de la Policía, con pasamontañas, fusiles de guerra, chalecos antibalas y gafas oscuras, al lado de un montón de droga, la misma jefa de la Policía ha ganado con eso mucha aceptación social, pero donde se está fallando, enormemente, es en el consumo interno, en luchar por desarticular las pequeñas redes de distribuidores”, criticó Cajina.

De acuerdo con el experto, en el país ha aumentado el consumo de drogas ilícitas, se han establecido organizaciones externas del crimen y han proliferado los pequeños expendios de drogas “a vista y conocimiento de todas las comunidades”.  

“A mí me parece increíble ver cómo aparecen en conferencia de prensa los mandos policiales diciendo que hay tantos expendios de drogas, cuando lo que deberían hacer es estar quebrando esos expendios, no estar informando de ellos”, criticó Cajina.

A su criterio, el que haya voces que digan que el actual modelo policial de Nicaragua es un modelo para ser exportado en la región centroamericana, no indica que la conducta de la institución sea la más correcta en su actuación integral.

“Otro aspecto por el cual no podría yo secundar que el modelo policial nicaragüense es exportable, es porque si bien hace un esfuerzo en la lucha contra el crimen organizado, tiene una conducta social censurable para muchos sectores de la población que han visto decaer dramáticamente la legitimidad policial”, acusó Cajina.

“Es un hecho inexplicable no intervenir en la protección de la vida y de los bienes de los ciudadanos, como lo establecen la Constitución y la Ley 228, cuando los grupos de choque del partido de gobierno atacan a los grupos de opositores, a la sociedad civil, a los medios de comunicación y a los sectores no afectos al gobierno del presidente Daniel Ortega”, denunció.

“¿Cómo la Policía ha explicado la no intervención en las agresiones callejeras de los grupos oficialistas a los adversarios del gobierno? No ha podido hacerlo desde el año 2007”, expresó Cajina.

“Las declaraciones a las que recurre la comisionada Aminta Granera es que no intervienen en pleitos políticos para evitar un baño de sangre. Primero, no son pleitos políticos, son hechos de agresiones de un grupo oficialista que en las narices de la Policía agrede a otros grupos minoritarios. Y segundo, ¿qué baño de sangre han evitado? Desde el momento en que la Policía permite que esos grupos salgan a la calle con garrotes, machetes, puñales y morteros, ya la sangre va corriendo…”, atizó el analista de seguridad.

“Hay elementos en la conducta policial que distorsionan ese autosostenido concepto de Policía modelo, como eso de impedir a la gente que se manifieste frente al Consejo Supremo Electoral, el autorizar dos marchas el mismo día, a la misma hora y casi con las mismas rutas, y darle más protección a un grupo que al otro. “¿Dónde está la capacidad policial para administrar la seguridad de los ciudadanos y la población?”. Lo que he visto no es un modelo exportable”, agregó Cajina.

Policía destaca rol activo de Granera   
Contrario a la fuerte crítica del experto de seguridad, Roberto Cajina, a la Policía Nacional, la institución destacó el papel activo de la Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera.

De acuerdo con información suministrada por la institución, la jefa policial ha sostenido más de 20 reuniones de trabajo con jefes de Estado y gobiernos, directores, jefes, comandantes y comisionados de instituciones policiales de América Latina y del mundo.

Según la información, mientras Centroamérica esta convulsionada por los altos niveles de violencia, Nicaragua es el país que muestra los índices delictivos más bajos de la región, producto del trabajo efectivo de la Policía Nacional, una labor que es reconocida por el resto de las instituciones policiales del área.

“En ese sentido, la primera comisionada Aminta Granera desempeña un papel muy activo en  las discusiones que se llevan a cabo para articular una Estrategia de Seguridad para la región”, dice la institución.

“El combate al delito, la prevención, el fortalecimiento institucional, la rehabilitación, la reinserción y la seguridad penitenciaria, son los componentes de la Estrategia de Seguridad Centroamericana y del Plan de Acción Regional que se ha ido perfilando para ser presentados en la próxima Conferencia Internacional de apoyo, que se celebrará el 21 y el 22 de junio en la capital guatemalteca”, precisó la información oficial.

En ese contexto, la jefa de la Policía ha participado en un sinnúmero de reuniones de trabajo con sus homólogos y cooperantes, entre otros actores, aportando las experiencias nacionales en materia de seguridad ciudadana.  

Destacan recientes reuniones en Washington, el 14 de abril de 2011; en El San Salvador, el pasado 10 de mayo; otra en España, el 16 de mayo, y una en Guatemala, el 25 del mismo mes, entre otras.

De acuerdo con la información brindada por la institución, la delegación de la Policía nicaragüense, encabezada por su Directora General, se apresta para participar en un nuevo encuentro previsto a celebrarse este 8 de junio en El Salvador, donde se profundizará en los temas que componen la Estrategia de Seguridad: el combate contra la delincuencia organizada, el narcotráfico y las pandillas, entre otras manifestaciones del crimen organizado transnacional.

“En materia de prevención, se trabajará en diferentes tipos de violencia: juvenil, armada y de género, tráfico ilícito de migrantes y trata de personas”, dice la información brindada por la institución policial.

Nicaragua resalta éxitos contra narcos ante OEA
En el movimiento contra el crimen organizado que se percibe en las últimas jornadas en Centroamérica, Nicaragua resaltó en la Asamblea de la Organización de Estados Americanos en El Salvador, los éxitos de la población y de las Fuerzas Armadas del país en la lucha contra la delincuencia internacional, al tiempo que llamó a los donantes a respaldar la lucha con una “cooperación internacional suficiente, oportuna y solidaria para combatir la pobreza, el crimen organizado y el narcotráfico”.

Denis Moncada, jefe de la delegación nicaragüense ante el 41 período de sesiones de la Asamblea General de la OEA, que se realizó en El Salvador, destacó el nivel de profesionalización alcanzado por las fuerzas de seguridad y de defensa del país, “que se traduce en la efectividad de los operativos que coordinadamente ambas instituciones realizan en contra del crimen organizado y sus actividades conexas, así como la implementación de los diferentes planes de seguridad en el campo, incluyendo la protección de los recursos naturales”.

De acuerdo con el reporte del diplomático nicaragüense, del período 2007-2010, la  Policía y el Ejército nicaragüense han incautado al narcotráfico 18 aeronaves, 972 medios de transporte terrestre, 132 medios de transporte acuático, 1 mil 044 armas de fuego, 47 mil 380.42 kilos de cocaína, 2 mil 986.60 kilogramos de marihuana, 204.88 kilos de heroína, y la captura de 8 mil 490 personas vinculadas con la narcoactividad.

“Las operaciones ejecutadas durante 2010 dejaron un saldo de 10,422.97 kilogramos de cocaína incautados, la captura de 2,461 personas vinculadas con la narcoactividad, la ocupación de 30 medios navales, de 339 medios terrestres  y de 15 aeronaves. Todo esto permitió la neutralización de 13 rutas del narcotráfico a lo largo de la Costa Caribe nicaragüense”, reportó Moncada Colindres.

A criterio del representante de Nicaragua ante la OEA, para el fortalecimiento de la seguridad ciudadana en la región “consideramos necesaria una cooperación internacional, suficiente, oportuna y solidaria, no sólo aplicable al combate contra las manifestaciones delictivas en todas sus formas, sino también para la prevención de las causas estructurales que dan origen al crimen: la pobreza y la falta de acceso a la educación, entre otras”.