•  |
  •  |

Ante la posible llegada de la bacteria E.coli O104 al país, y luego de la confirmación de un caso, de los cuatro sospechosos afectados por la epidemia en Estados Unidos, las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, emitieron una alerta y reforzaron la vigilancia sanitaria en los puestos fronterizos y en el aeropuerto internacional.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, hasta el momento, este nuevo serotipo de la bacteria ha provocado la muerte de 24 personas en Alemania y una en Suecia; y dejó más de dos mil 300 afectados en al menos catorce países. Antes, la E.coli solo se había diagnosticado en países europeos, sin embargo, ayer, Estados Unidos confirmó uno de los cuatro casos sospechosos, de unos ciudadanos que regresaron de Hamburgo, Alemania, en donde posiblemente quedaron expuestos.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, de Estados Unidos, informó que el paciente contagiado fue hospitalizado en Massachussetts, tras desarrollar problemas renales, a causa del síndrome SHU, vinculado con la bacteria y que puede ser mortal.

 

Vigilancia a viajeros
Mientras tanto, en Nicaragua, el Minsa decretó una alerta sanitaria, sobre todo por las personas que entran de forma continua al país. “Nosotros, en particular, seguimos monitoreando los casos de diarrea, tratando de identificar qué tipo de diarreas son, para así tratarlas”, aseguró el doctor Gerardo Mejía, Director del Hospital Infantil “Manuel de Jesús Rivera, ‘La Mascota’”.

El doctor Carlos Sáenz, Director de Prevención de Enfermedades del Minsa, declaró al portal oficialista El 19, que se debe controlar la importación de productos alimenticios como lechuga, repollo y pepino, los que deben pasar por un proceso higiénico-sanitario antes de consumirlos.

“En países como Nicaragua y en otras naciones en desarrollo, normalmente estamos en contacto con la E.coli, pero en ese caso se ha presentado con una mutación que es lo que está provocando las muertes a un sinnúmero de personas. Esta enfermedad se transmite ano-mano-boca, cuando después de hacer las necesidades básicas la persona no se lava bien las manos, o cuando se manipula alimentos contaminados”, explicó Sáenz.

Según el doctor Mejía, el país inició el año con un repunte en las enfermedades diarreicas, sin embargo, esta patología, al igual que las infecciones respiratorias, ha venido presentando altibajos. También aclaró que estas afecciones son muy comunes con la entrada del invierno.

“Hay que tratar de evitar que nos den esas enfermedades, a través de las medidas que ya conocemos. El lavado de manos con agua y jabón; en el caso de los niños pequeños, fomentar la lactancia materna, las vacunas de todos los niños deben estar al día, no automedicarse, acudir a las unidades de salud lo más rápido posible. Si hay adultos o personas que están enfermos en la casa, protegerse con una mascarita, al toser o estornudar cubrirse con el antebrazo”, recomendó el galeno, agregando que para evitar las diarreas se deben eliminar las charcas, y mantener un control en los alimentos para que no se mosqueen.

 

Analizan propuesta de indemnizar a productores de hortalizas
La Comisión Europea aceptó ayer revisar la propuesta de destinar 150 millones de euros para indemnizar a los productores de hortalizas, a quienes se les bajaron las ventas de manera “sustancial”, debido a la propagación de la bacteria E.coli, la que en un inicio creían que se encontraba en las verduras.  

La Unión Europea proponía indemnizar las pérdidas en un 30%. Pero muchos países europeos estimaron que la cifra no era satisfactoria. La ministra de Agricultura española, Rosa Aguilar, insistió en que los agricultores sean indemnizados a 100%, igual que su homólogo francés Bruno Le Maire, quien exigió una indemnización casi total por las pérdidas padecidas por los productores agrícolas en Francia.

Madrid considera que sus pérdidas fueron de unos 225 millones de euros por semana, y quiere que Alemania asegure el 100% de la reparación del perjuicio causado, amenazándola con una querella si se niega a ello.

Según la federación de sindicatos agrícolas Copa-Cogeca, el sector registra pérdidas de 417 millones de euros por semana, de los cuales 200 millones en España, 100 millones en Italia, y 30 millones en Alemania y Francia, entre otros.