•  |
  •  |

Es tan grande la red de establecimientos clandestinos y el volumen de combustibles ofrecidos a granel y almacenados en barriles y bidones, que el  Instituto Nicaragüense de Energía, INE, no terminaba de contabilizarlo ayer.
La única cifra que sus autoridades pudieron dar a conocer sobre el tema, es que los puestos suman 500 y que están en casi todo el territorio nacional.

“Hablamos de un tendido extenso”, dijo el director de Fiscalización del INE, David Lara. El funcionario, incluso, señaló que la cantidad de líquido inflamable requisado tras las inspecciones de esa autoridad, “es gigantesca”. “Es tanto, que no hemos todavía terminado de contarlo”, agregó. Lara explicó que el INE viene registrando este tipo de comercio desde hace unos tres años. En algunos casos, la institución conoció de los puestos clandestinos debido a la alerta de varios ciudadanos, que se declararon nerviosos al ver la forma como cerca de sus viviendas se manipula una sustancia tan peligrosa.

Pero dijo que no fue la única forma. Dio a conocer que varios propietarios de establecimientos legales de combustible (gasolineras) han  puesto denuncia por la competencia desleal que hacen al comercio legal.

“Hablamos de combustibles más baratos, obviamente, se trata de un comercio que no ha gastado en infraestructura ni paga impuestos. Es clandestino”, explicó.

Enorme red comercial
Sobre los lugares donde funcionaban estos puestos, Lara confirmó lo que este rotativo publicó desde ayer: que se trata de un comercio bastante extendido a varias localidades, incluida la capital. Conocimos que los puestos que se intervinieron y que funcionaban en Cua, Ayapal, Wiwilí y Pantasma, fueron denunciados por las autoridades locales.

Las inspecciones también se hicieron en Moyogalpa, Altagracia y Mérida, en Ometepe. Se extendió a los departamentos de Nueva Segovia y de Madriz, en los municipios de Río Coco, Quilalí, San Fernando y Mozonte.

“En todos estos puestos, las condiciones eran las mismas: combustibles ‘baldeados’ y barriles llenos, todo ilegal y altamente peligroso para todo el mundo”, amplió el funcionario.

Sobre el origen
Lara descartó que estos puestos cuenten con un gran proveedor. Señaló que las indagaciones que ellos han hecho, advierten que el origen del combustible es variado.  Dijo que son abastecidos por los llamados camiones de reparto, que trasladan mercaderías desde Managua a otros departamentos.  Aparentemente, y según confirma Lara, son “ordeñados” al pasar por donde están ubicados los negocios.  

El funcionario tampoco descartó que se hagan compras directas a las estaciones de servicio legal. “Hay lugares donde los precios son como de reventa, y compran por barriles para ofrecerlos en estos puestos”, amplió Lara.