•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

El candidato a la presidencia general en retiro Moisés Omar Hallesleven, candidato a vicepresidente del partido de gobierno para la alianza Unidad, Nicaragua Triunfa, a partir del hecho lamentable está usando el malestar social como bandera en busca de réditos electoreros, denunció la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH.

El sociólogo Denis Darce, director de proyectos de CPDH, señaló al Recinto Universitario Pedro Arauz Palacios, RUPAP, recientemente llegó Hallesleven a una actividad en la cual se repartieron a los universitarios carnet de militantes y al mismo tiempo se instó a éstos a firmar la propuesta de reformas al Código de la Niñez.

Recordó que las exigencias de reforma inició en manos del brazo joven del partido del partido de gobierno, mientras la propuesta concreta de reforma fue llevada a la Asamblea Nacional por el diputado Carlos García Bonilla, de la Alianza Liberal Nicaragüense, y actual candidato al Parlamento Centroamericano.  

Desde que el Código de la Niñez fue aprobado dijimos que no era suficiente su aprobación, sino que debían activarse una serie de mecanismos normativos para permitir que fuese una realidad desde la perspectiva de derechos y garantías al acceso a la justicia.

“Desde entonces lo diputados han sido de los más críticos del Código, cuando en realidad la responsabilidad de ellos era garantizar los recursos públicos desde el Presupuesto General de la República, para que el tan señalado Código fue implementado de manera efectiva. En la actualidad, a partir de un hecho lamentable, ha dado la posibilidades a que agrupaciones políticas usen el malestar social como bandera en busca de réditos políticos”, dijo Darce alegando que si la reforma la asume el partido de gobierno, que no tiene oposición y en sus manos tiene los Poderes del Estado, “la suerte está echada”.

Determinó que igual ocurrió con la penalización del aborto terapéutico utilizado como estandarte en las elecciones del 2006, y los efectos de las muertes maternas se hacen ver ahora.

Por su parte, José Siero, representante de la Unidad Sindical Magisterial, USM, rechazó la reforma e indicó que no se puede “condenar a los condenados” y que todos los nicaragüenses son responsables de cumplir con el código, iniciando desde las aulas de clases y lograr la retención de los alumnos. Señaló la importancia de la educación y también resaltó que hay más de 500 mil niños y adolescentes fuera de las aulas de clase.

Determinó que contradictoriamente en la actualidad los estudiantes son manipulados para cometer actos de violencia en actividades partidarias y se les está sacando de las aulas para que vayan a las rotondas y hacen esto muchas veces frente a las autoridades que no hacendada más que observarlos. Por lo cual afirmó que el problema se debe solucionar entre todos, pero no con una reforma que más bien empeoraría el actuar y el futuro de los jóvenes.

“En Nicaragua se está discutiendo reformar el código, pero es el Estado y toda la ciudadanía que tiene que asumir el rol, ni siquiera hay dinero para construir los correccionales donde se van a meter a todos esos muchachos”, agregó Siero alegando que implementar políticas sociales para integrar a los niños y jóvenes es lo que se debe hacer.

Para el doctor Francisco Mendieta, abogado penalista, el Código de la Niñez y la Adolescencia, se encuentra desfasado, respecto al Código Procesal Penal, CPP, y al Código Penal, CP, ambos instrumentos están vigentes en nuestro país, por lo que según él, el primero debe revisarse, recordando que el Código de la Niñez entró en vigencia en noviembre de 1998, mientras que el CPP y el CP, son de 2004 y 2008, respectivamente.

Igualmente, manifestó que ahorita, cuando hay un vacío en el Código de la Niñez, se puede aplicar las normas supletorias del Código Procesal Penal, pero lo ideal sería una  revisión, para adecuar los procedimientos más recientes.

“El Código de la Niñez establece en el artículo 203, una lista de los delitos, por los que se puede privar de libertad a un adolescente entre 15 y 18 años no cumplidos; casi el 50% de esa lista, son delitos que ya no existen en el Código Penal vigente. Esto quiere decir que se debe revisar”, argumentó el doctor Mendieta.

De acuerdo con el abogado penalista, el procedimiento del Código de la Niñez, tiene algunas inconsistencias que se han venido resolviendo en la práctica. Por ejemplo, convocan a audiencia para resolver algún caso, pero en ningún artículo sale que se debe seguir ese proceso en la resolución de una situación concreta. Y así se encuentran otras situaciones similares.

También opinó, que si se está proponiendo un aumento de la pena para los menores de edad, que cometan algún delito, se le debe exigir a los diferentes actores de la sociedad, incluyendo al Estado, la implementación de políticas que vayan destinadas a la defensoría de los derechos de los adolescentes y jóvenes.