•  |
  •  |

Contradicciones en torno a la comisión interinstitucional que se formaría para abordar el tema del lago Xolotlán, es lo que ha predominado entre las partes involucradas, mientras el secretario general de la comuna, Fidel Moreno, aseguró que la misma se instalaría pronto, pero tanto Enacal como la misma alcaldesa desconocen del tema.

Por su parte, el director del Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos, CIRA, de la UNAN, Salvador Montenegro, aseguró que si bien la planta es una buena iniciativa, se necesita desarrollar acciones alternas, como la desviación de los cauces que aún desembocan en el cuerpo de agua, así como la construcción de más micropresas que retengan las escorrentías de la zona alta de la capital.

En días anteriores, Moreno aseguró que tanto la primera dama como el presidente Daniel Ortega ordenaron establecer la comisión para evaluar salidas que permitan que no haya pérdidas millonarias en la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas, PTAS, y para restablecer las estaciones de rebombeo que se encuentran fuera de servicio.

Estas mismas declaraciones las brindó ayer al oficialista Canal 4, mientras, en días pasados, la alcaldesa Daysi Torres escueta e irónicamente adujo desconocer estas disposiciones.

“La infraestructura vital que está cerca del lago, cuidarla, protegerla, como la planta eléctrica Managua, la planta de tratamiento, las estaciones de bombeo de todo el sistema sanitario de la ciudad y una serie de puntos que son vulnerables a la eventual crecida del lago Xolotlán”, señaló Moreno, respecto a los puntos centrales que Ortega les pidió atender.

Mientras tanto, el director del CIRA señaló que el mayor problema en el país es el acceso al agua segura y el saneamiento.

En cuanto al Xolotlán, aseguró que se debe tomar en cuenta que este tiene una cuenca de captación de 6,600 kilómetros cuadrados de otras fuentes hídricas.

Cercano a ellas se ubican los departamentos del Norte: Estelí, Jinotega Matagalpa, y gran parte de la capital, lugares que debido al avance de la frontera agrícola y al rápido crecimiento poblacional, ahora carecen de árboles y de cobertura vegetal que proteja los suelos de la erosión.

Montenegro aseguró que no se puede mejorar la situación del Xolotlán solo con la planta de tratamiento, porque el cuerpo de agua ha mermado su volumen de líquido, por la gran cantidad de sedimentos que debido al oleaje continuo, la mayor parte se mantiene casi en la superficie.

Según Montenegro, el despale en las zonas altas, cuenca sur y subcuencas ha provocado que los suelos sean arrastrados por las lluvias, y esta agua llega al lago a través de los 17 cauces.

Una ciudad construida en el peor lugar
Asimismo, aseguró que a pesar de la gran cantidad de desperdicios que llegan al lago, el agua no tiene mal olor porque el viento la oxigena.

“Managua no fue planificada, fue construida en el peor lugar. Hay más de 300 asentamientos espontáneos, y las escorrentías cada vez son más fuertes”, aseguró el especialista.

El secretario de la comuna reconoció que el sistema de alcantarillado sanitario en la capital es obsoleto, y que aunque hacen obras en un barrio, este problema se traslada a otros, porque aún no es nada integral.

Residuos de mercurio
Alterno a esto, se suma otro problema, según indicó Montenegro, y es la presencia de residuos de mercurio en el Xolotlán, los que en menor intensidad ya se han encontrado en el Cocibolca.

En pocas palabras, Montenegro aseguró que las PTAS no surtirán efecto si no se atienden los problemas alternos. En cuanto a los cauces, la solución que propone es que construyan mayor cantidad de micropresas para retener el agua pluvial, y que luego esta sea liberada poco a poco. Expresó que esto se puede lograr con una inversión un tanto modesta, pues no requiere tantos elementos.