•   La Habana / El País  |
  •  |
  •  |

Solo unas horas después del fin de la visita del vicepresidente chino, Xi Jinping, el presidente cubano, Raúl Castro, recibió a Hugo Chávez en el aeropuerto de La Habana: imposible dejar más claro en qué cestas Cuba deposita sus huevos. Si China es el segundo socio económico de la isla, Venezuela es el primero, con un volumen de intercambios que supera los 3,000 millones de dólares anuales. La cifra adquiere valor cuando se tiene en cuenta que Cuba recibe unos 100,000 barriles diarios de petróleo venezolano a precios preferenciales, y exporta los servicios de 30,000 médicos y técnicos al país sudamericano, un negocio que se ha convertido en la primera fuente de ingreso de divisas del país.

Las cuestiones económicas son vitales, pero en las relaciones cubano-venezolanas lo político también es clave. Y este viaje de Chávez a la isla --ha realizado alrededor de una veintena desde que llegó al poder-- tiene una guinda singular: la escuela de formación de las Fuerzas Armadas del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de América).

El proyecto, en palabras del canciller venezolano Nicolás Maduro, ‘es un paso histórico para construir una doctrina latinoamericanista, independentista, de paz’. Los países que integran el ALBA son Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Honduras, Ecuador, San Vicente, las Granadinas, Antigua y Barbuda.