•  |
  •  |
  • END

¿Por qué de pronto la basura adquirió tanta importancia en Managua? Hay muchas respuestas y un sinnúmero de interrogantes sin responder, pero lo cierto es que ahora varios sectores se pelean por ella, y una protesta de recolectores de desechos tiene a Managua a las puertas de una epidemia.

Más de 1,600 personas que trabajan en la recolección de desechos sólidos en el basurero municipal de Acahualinca, mantuvieron firme ayer su protesta, impidiendo el paso de los camiones recolectores de la basura y dejando a Managua a merced de una epidemia por la acumulación y descomposición de basura orgánica, tras nueve días de protesta.

Ayer la crisis de sanidad y ornato que afecta a Managua desde hace nueve días, tomó un giro más drástico y escaló hacia un problema de salud pública, agravado por supuestos intereses políticos.

Peligra salud pública

La Alcaldía de Managua acusó formalmente al dirigente del Movimiento Comunal del Distrito II de Managua, David Narváez, quien dirige a decenas de trabajadores que no permiten el ingreso de los camiones recolectores al basurero municipal de Acahualinca, mejor conocido como La Chureca.

Dionisio Marenco, Alcalde de Managua, dijo airado que la acusación es por el delito de instigación para delinquir, ya que considera que la acción de Narváez está poniendo en peligro la salud de un millón 200 mil personas, que diariamente se están exponiendo a los efectos de la acumulación de 1,200 toneladas de basura que genera la ciudad y que no están siendo recolectadas.

El pasado lunes, Marenco se reunió con el Dr. Julio Caldera, delegado del Ministerio de Salud para el departamento de Managua, a “quien le hice ver que estamos ante las puertas de una crisis muy seria”.

Ayer Caldera reconoció públicamente el problema, y el Ministerio de Salud lanzó la advertencia: en Managua existe un grave peligro de que se desaten epidemias por la excesiva acumulación y descomposición de basura orgánica en las calles de los principales barrios de la capital.

Caldera, Director del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais-Managua, dijo que casos de dengue, diarrea y leptospirosis podrían presentarse en los próximos días, si la Alcaldía no resuelve la crisis de recolección de basura.

Amenazan epidemias

“Esta situación tiene un impacto negativo en la población, hay una afectación a la salud pública, hay mayor proliferación de moscas, ratas y mosquitos; esto podría traer la transmisión de enfermedades como la leptospirosis, el dengue y las diarreas, fundamentalmente”, advirtió el funcionario de Salud.

Aunque explicó que a la fecha no se ha presentado un incremento de las enfermedades, advirtió que la amenaza está latente más que nunca, con la acumulación de más de cinco mil toneladas de basura que no han podido ser extraídas de los barrios.

“La afectación es seria. De por sí Managua tiene riesgos, y ahora le agregamos esto. Eso es una acumulación excesiva, hay más basura acumulada”, señaló con preocupación el doctor Caldera.

Según Marenco, por cada día de protesta que hacen los recolectores de basura en el vertedero propiedad de la Alcaldía de Managua, se quedan un millón 200 mil libras de basura expuestas al aire libre en toda la capital.

Suciedad y problemas políticos

Pero a la par del problema de salud pública, la crisis de la basura amenaza con convertirse en un problema político, ya que Marenco insinuó que detrás de la presencia del Movimiento Comunal en la protesta, hay una intencionalidad política.

De hecho, ayer varias patrullas y agentes policiales se presentaron al basurero a impedir “cualquier conflicto”.

Y si el problema ya era grave con la no recolección de basura, se complicó ayer mismo cuando el presidente Daniel Ortega amenazó con intervenir para solucionar la crisis. “Si la Alcaldía no puede dar una solución al problema de la basura, el gobierno se va a involucrar”.

¿Cuál es el telón de fondo de la protesta? La respuesta tiene muchas aristas, pero la principal lleva muchos dígitos: el material utilizable que sale de los basureros se vende a empresas de reciclaje y genera más de 20 millones de dólares al año.

Miles de familias afectadas

Los trabajadores informales del basurero municipal denunciaron un supuesto amarre de la Alcaldía de Managua con empresas acopiadoras de desechos sólidos, para beneficiar a grandes exportadores y ahogar a pequeños negocios ilegales de acopio.

Carlos López, Secretario del Movimiento Comunal del Distrito II de Managua, señaló que la supuesta competencia desleal de la Alcaldía está “quebrando” a unos 45 pequeños acopiadores y afectando el escuálido bolsillo de 1,650 personas que trabajan diariamente en la recolección de basura.

La denuncia es que los operarios de los camiones recolectores de basura extraen los principales materiales de reciclaje durante el recorrido de sus rutas, y los venden directamente a empresas acopiadoras inscritas legalmente en la Dirección de Contribuyentes de la Alcaldía.

¿Competencia desleal?

“Hay una competencia desleal, los trabajadores de la Alcaldía tienen salarios, prestaciones sociales y beneficios sindicales, y aquí hay más de 1,600 personas que viven únicamente de esto”, denunció López, mientras se hacía acompañar de decenas de personas que amenazaban con quemar los camiones con todo y personal a bordo.

Según López, los trabajadores de la Alcaldía extraen los materiales más caros en el mercado de los desechos sólidos, como hierro, cobre, aluminio, bronce, papel y otros, y se los venden a tres empresas que financian y respaldan a la Alcaldía con el programa “Las Bolas más grandes”, mientras dejan únicamente vidrio y plástico a beneficio de los recolectores informales, quienes venden a 5 y 6 córdobas el quintal de estos materiales.

El programa “Las Bolas más grandes” consiste en que la Alcaldía de Managua incentiva a los pobladores de los barrios de la capital, a coleccionar la basura y formarla en una bola, que luego se pesa y se vende a tres grandes acopiadores que copatrocinan el evento, según informó Modesto Rojas, Director de Medio Ambiente y Urbanismo de la Alcaldía de Managua.

“Pero la Alcaldía no tiene que ver con el negocio de los operadores, ellos llevan muchos años en ese ejercicio y nosotros no nos metemos en eso, más bien nos afecta el trabajo porque se tardan en sus recorridos por ir separando los desechos, y eso atrasa la recolección de la basura”, explicó Rojas.

Germán Salgado, uno de los líderes de la protesta y recolector de la basura, denunció que hay más de mil familias metidas en el negocio de la recolección, selección, limpieza y venta de los desechos sólidos, que están viendo afectados sus ingresos por la supuesta competencia desleal de los trabajadores de la Alcaldía.

“Antes aquí nosotros podíamos sacar al menos 30 pesos al día, ahora nos matamos todo el día para recolectar plástico y venderlo a 5 pesos el quintal. Con costo y estamos sacando 20 pesos al día, y nosotros no tenemos ni una pastilla para curarnos las enfermedades que se nos pegan”, denuncia.

“Nos están quitando el único medio de subsistencia a miles de familias que nos matamos para agarrar 30 pesos diarios y ahora, hay veces que ni a 20 llegamos porque la basura ya viene peinada”, se queja Martina Santos, otra recolectora informal de La Chureca que participa en la protesta.

Millones de por medio

Dos dueños de pequeños acopios de desechos que tienen sus negocios en los alrededores del basurero, que piden la omisión de sus nombres por temor al cobro de impuestos, denunciaron que supuestos funcionarios de la Alcaldía están beneficiando a las grandes exportadoras de material “porque financian las campañas de reciclaje”.

“Hay tres grandes empresas que compran el material y lo llevan a El Salvador. Otra de plástico lo usa en su empresa y una tercera lo vende directamente a otra compañía recicladora”, dijo este comprador, quien asegura que desde octubre del año pasado viene recolectando hasta el 50 por ciento menos de lo que compraba antes a los “churequeros”.

Un dato del Centro de Trámite de Exportadores, citado por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global, en una investigación sobre el mercado del reciclaje en Nicaragua en 2007, reveló que sólo entre enero y julio del año pasado se exportaron desechos sólidos hasta por 15.9 millones de dólares (unos 306 millones de córdobas).

Según estudios del Movimiento Comunal, Acahualinca aporta el 40 por ciento del material reciclable que sale de exportación, y de esa actividad económica se benefician más de 2,500 familias de Managua.

(Colaboración de Melvin Martínez).