•  |
  •  |

El Estado de Nicaragua tiene una deuda de 12 mil millones de córdobas con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, de acuerdo con información oficial documentada a la que tuvo acceso EL NUEVO DIARIO.

Los informes oficiales indican que desde que inició el gobierno del presidente Daniel Ortega, lo que se conoce como “deuda histórica” que ha venido arrastrando el Estado con el Seguro Social desde 1957, se incrementó en 10 veces más, sin que nadie explique el porqué de esta situación.

El pago gradual de esa deuda del Estado con el INSS, ha sido mencionado como una de las mejores fórmulas para salvar la situación financiera actual de la entidad, en lugar de emplear una reforma que el gobierno de Daniel Ortega presentó al Fondo Monetario Internacional, FMI, y que ha sido rechazada por diversos sectores, sobre todo, de obreros del país, incluyendo el sector oficialista.

El incremento de la edad de jubilación a 65 años, y duplicar a 1,500 el número de cotizaciones para tener derecho a una pensión, es la propuesta de reforma al sistema del Seguro Social que el gobierno oficializó a través de la página web del  INSS.
De esa deuda, expertos en Seguridad Social habían dado diversas cifras, pero hasta ahora se conoce con exactitud el alcance de la misma en términos financieros.

Remisión oficial a Contraloría
El presidente Ejecutivo del INSS, Roberto López Gómez, facilitó la información sobre los niveles de endeudamiento estatal con la entidad que él dirige, en comunicación enviada a la Contraloría General de la República, CGR, el 6 de mayo pasado.

En la carta dirigida al titula de la CGR y contralor con período vencido, Guillermo Argüello Poessy, le indica todo lo relacionado con la deuda, con base en una auditoría que realizó una firma privada pagada por el mismo INSS.

Lo remitido por el titular del INSS fue analizado por la Directora de registro y Control de Firmas Privadas de la CGR, Aracelly García Llanes.

La documentación fue enviada luego que el 17 de marzo de este año, los colegiados aprobaran solicitar información al INSS, sobre las acciones que estaba tomando para recuperar el adeudo estatal con el Seguro Social, luego de que el mismo Roberto López Gómez les había presentado un Informe de Auditoría Financiera y de Cumplimiento a los Estados Financieros, de la entidad que dirige, por el año terminado el 31 de diciembre de 2007.

Firma privada de auditores
En ese Informe de Auditoría, que fue elaborado por la firma privada de Contadores Públicos Independientes, Sevilla Manzanares & Cía. Ltda., se revela que al 31 de diciembre de 2007 existía una deuda estatal de 1,269 millones 488 mil 117 córdobas.

Aracelly García Llanes les remitió a los colegiados un Informe Ejecutivo donde indica que, luego de que el Consejo Superior recibió la información de López Gómez, el 6 de mayo, en los análisis a la documentación enviada, se observan documentos remitidos por el INSS al ministro de Hacienda, Alberto Guevara, en los que se reconoce la enorme deuda que había hasta 2007, y el brutal incremento de la misma hasta febrero de este año.

“El informe de auditoría emitido por la Firma (Sevilla Manzanares), presenta una calificación (salvedad) en el dictamen, donde la firma antes indicada señala que: ‘No pudieron satisfacerse del adeudo a cargo del Gobierno de Nicaragua a la fecha antes indicada, por la cantidad de 1,269 millones 466 mil 117 córdobas, puesto que el Ministerio de Hacienda les comunicó en atención a solicitud de confirmación, saldos distintos de los que presenta el INSS en los ingresos de esa institución. El INSS, por su parte, aduce que a la fecha no han logrado concretar una conciliación interinstitucional de los adeudos referidos’”, dice el informe de García Llanes.

López Gómez remitió una carta a Guevara el 29 de abril de 2011, con reportes de la deuda cortados a febrero de este año, en donde confirma que a esas alturas la suma del compromiso financiero del Estado con el INSS era de 539 millones 925 mil 279 dólares, equivalentes de 12 mil 80 millones 886 mil 249 córdobas, es decir, 10 veces más de lo que le debían en 2007.

¿Qué suma la deuda?
En el informe de García Llanes a los contralores, se menciona también los rubros que se han afectado para sumar la gigantesca deuda, ocupando el primer lugar los bonos del tesoro y demás valores suscritos por los diferentes representantes del gobierno.

A esto se agrega la deuda del Gobierno Central y del Ministerio de Hacienda, que son conformadas por “aporte estatal, pensiones especiales, cuentas por cobrar a entidades estatales, convenios por cobrar a Gobierno Central y obligaciones pendientes de pago”.

En el caso de los bonos del tesoro, se conoce que en los gobiernos anteriores se dieron casos emblemáticos de pagos indebidos por parte de autoridades del INSS, que significaron enormes pérdidas a la entidad, sin que hasta ahora alguien haya respondido por tales acciones.

El ex presidente ejecutivo del INSS, Martín Aguado, durante la Administración del expresidente Arnoldo Alemán, aprobó la compra de un Bono del Tesoro por nueve millones de dólares a la empresa minera extranjera “Rosario Mining”.

El gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro, a través de su ministro de Hacienda, Emilio Pereira, emitió un bono por nueve millones de dólares a favor de la “Rosario Mining”, en concepto de indemnización. El 27 de agosto de 1998, el bono fue comprado por el INSS, dirigido entonces por Martín Aguado, y negociado con jugosas comisiones para los intermediarios.

La coima
El INSS pagó siete millones de dólares, y en medio de la transacción se comprobó repartición de enormes “coimas” para exfuncionarios del gobierno de Arnoldo Alemán y particulares.

Fue así como cinco millones se transfirieron a una cuenta de “Rosario Mining” en un banco de Nueva York, y 645 mil dólares a una cuenta de una sociedad Platinum Advisors Ltd., de la que Emilio Pereira era asesor.

Otros 617 mil dólares fueron a una cuenta de Asesores Financieros S.A. (Asefinsa) --empresa que Byron Jerez creó en Panamá para lavar dinero--, y 75 mil dólares fueron a parar a una cuenta de Martín Aguado. Actualmente, ese bono está en manos del INSS en espera de que el Ministerio de Hacienda lo pague.

Los que más deben
En el caso de la lista de morosos con el INSS, la encabeza la Alcaldía de Managua, que desde hace varios años arrastra una deuda de unos 131 millones de córdobas con esa entidad.

Otras alcaldías como la de León, que hasta el año pasado registraba una deuda de 33 millones de córdobas con el INSS; la de Rivas, que acumuló una deuda de 5.3 millones de córdobas, y la de Masaya, que a inicios de este año debía 2 millones de córdobas, son parte de la enorme lista de alcaldías que están morosas con la entidad de los asegurados.

A esto se suman los activos que el INSS entregó al Estado en edificios (fundamentalmente, a través del Ministerio de Salud), entre las cuales se mencionan dos hospitales y ocho clínicas en León, incluyendo el Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales Argüello”, Heodra, así como siete clínicas en Corinto, Tipitapa, Rosita, Siuna y Bonanza, y dos en Managua.

Expertos en Seguridad Social estiman un gran valor monetario a esas estructuras y a otros activos fijos cedidos en los años 80 al Minsa y a otras instituciones que no existen, cuyos pasivos fueron asumidos por el Estado.