•   Tomado de La Nacion Costa Rica  |
  •  |
  •  |

Las obras en la carretera paralela al fronterizo río San Juan, entre Boca San Carlos de Cutris y La Trinidad de Sarapiquí, fueron suspendidas desde hace dos semanas por el Conavi.

Así lo confirmó Carlos Luna, representante de Transmusa, empresa a cargo de los trabajos.

La construcción de esa vía es uno de los proyectos aprobados por la Casa Presidencial para mejorar las condiciones de vida y seguridad de los pobladores de la zona fronteriza con Nicaragua tras surgir el conflicto de isla Calero.

Según Fritz Perera, dirigente comunal, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) recibió una orden de la Contraloría General de la República de que la contratación de los trabajos se haga por licitación y no en forma directa, como se ejecutaba.

No obstante, el ministro de Obras Públicas y Transportes, Francisco Jiménez, aseveró que frenaron las obras porque se agotaron los recursos destinados “de emergencia” a habilitar varios puntos fronterizos.

La interrupción se aplicó de inmediato, pese a que Transmusa y otras empresas estaban por finalizar la reconstrucción de la sección Boca Tapada-Boca San Carlos y, además, ya habían avanzado 18 kilómetros en el lastreado del tramo hacia Boca Sarapiquí.

Con los trabajos hechos los vecinos ya pueden viajar en carro por la margen tica del San Juan.

Volvió la tristeza. La medida del Conavi desató la incertidumbre y frustración entre productores, empresarios turísticos, colegiales, dirigentes y vecinos, quienes han tenido que navegar por el cauce nicaraguense para viajar de un pueblo a otro en suelo tico. “Creo que se nos está derrumbando el sueño de muchas décadas de dejar de depender del San Juan”, manifestó Perera.