•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La doctora Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, indicó que el canal de televisión Viva Nicaragua, se abre camino en el emporio mediático que la familia presidencial está imponiendo a los nicaragüenses, reduciendo las opciones informativas y ahogando a otros medios, lo que representa una violación a la libertad de expresión y a la democracia.

Destacó que esto es otra estocada a la libertad de expresión, dado que ahora tienen al menos cinco transmisoras de televisión, de diez canales de producción nacional en Managua, tres de los cuales (en cable de Claro TV  son el 9, 13 y 91) surgieron en los últimos cuatro meses. Todos ligados a la familia presidencial, e incluso hecho de manera abierta.

“No criticamos que surjan otras opciones en televisión, pero sí nos preocupa que estos pertenezcan a una familia ligada al gobierno y que se cree un monopolio”, indicó la doctora Núñez.

Agrega que la aglomeración del espectro televisivo es otro elemento representativo de las dictaduras como es el domino de los medios de comunicación y la homogenización del mensaje propagandístico que caracteriza al gobierno, poniendo al peligro la distribución del pastel publicitario estatal, donde los medios de comunicación independientes están quedando relegados, dominados económicamente o ahogados si no congenia con la política oficialista, tal como ocurre con la radio e incluso con los diarios escritos.

“Se debe recordar que el monopolio empresarial está prohibido por las leyes nicaragüenses. También la ley de probidad sanciona al funcionario público que invierte en empresas familiares, sin embargo aquí la Contraloría General de la República no ve nada, igual que el ente regulador o Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos”, dijo la presidenta del Cenidh.