•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El temor de la manipulación política en el tema de las reformas al Código de la Niñez y Adolescencia es latente y el Movimiento contra el Abuso Sexual, MCAS, en Nicaragua rechazó que los políticos negocien con los derechos de niñas, niños y adolescentes para la obtención de réditos electorales.

Lorna Norori, en representación del MCAS alegó que por un lado se ve la movilización de jóvenes ligados al partido de gobierno y por otra parte repentinamente aparecen miembros del ALN con una propuesta ya elaborada.

“No somos inocentes sobre la movilización y es más de un partido el que está manipulando la situación”, aseguró Norori.

Marvin Mayorga, miembro de la comisión coordinadora del MCAS y representante de la Iniciativa por la Diversidad Sexual, dijo que no hacen señalamiento a un partido específico, pero coinciden en que se no se tome como parte de la campaña electoral.

En un pronunciamiento del MCAS, lamentan la perdida irreparable del joven universitario Evans Omar Ponce, pero también alegan que más que pensar en reformas al Código, la situación debe llevar a reflexionar sobre nuestra responsabilidad como sociedad, Estado y familia. De cómo estamos reconociendo y garantizando todos los derechos de la niñez y adolescencia, y lo que significa la transmisión de valores basados en poder y violencia.

Se preguntan: ¿Cuál es el propósito de debatir en este momento una reforma al Código de la Niñez, en un año electoral? Ya Nicaragua vivió la historia en las pasadas elecciones nacionales: los derechos de las mujeres fueron objeto de negociación política y como resultado se penalizó el aborto terapéutico. ¿Será que ahora se van a negociar los derechos de las niñas, niños y adolescentes?

Norori dijo que estarían abiertos revisar el Código y ver su cumplimiento pero en otro contexto, y definitivamente después de las elecciones nacionales, dado que actualmente se mueven muchos intereses político partidarios de por medio.

Asimismo dijo que muchos no conocen el Código y no es posible que pidan reformar de algo que no conocen.