•  |
  •  |

La captura de dos hombres con 72 mil 331 dólares y 17 mil 500 córdobas en el parqueo de un centro comercial en Managua, dejó al descubierto una poderosa red del crimen organizado.

Hay 11 imputados, de los cuales, cuatro están prófugos, entre ellos, Dowaly Mendoza Cisneros, jefe de la agrupación criminal, según la Fiscalía.

Además de Mendoza,  también están pendientes las capturas de José Chow Alvarado, de Leonardo Moody y de Owen Alexander McRea.

Los capturados
Entre los detenidos están: Evaristo Jarquín Chavarría, Génesis Salomón Alberto, Junior Santiago Moncada e Hilario Vásquez Romero.

Completan la lista de aprehendidos: Geremías Blanford Castillo, Melvin Alexander McRea y Roberto Anthony Saya. Este último, chofer escolta y hombre de confianza de Dowaly Mendoza.

A los siete detenidos, la jueza Henryette Casco les impuso la prisión preventiva, y ordenó audiencia inicial para el próximo 27 de junio.

Los 11 integrantes de la agrupación son nicaragüenses, y tenían como centro de operación Sandy Bay, en el Caribe del país.

Dowaly Mendoza, en su condición de cabecilla, es resguardado por 40 hombres armados, se indica en la acusación del Ministerio Público.

Dos rutas de transporte
La agrupación criminal que era “taloneada” por la Policía desde junio de 2010, utilizaba una ruta acuática y otra aérea para trasegar droga desde Colombia hacia Guatemala, pasando por el territorio nacional.

La vía marítima estaba trazada de la siguiente manera: Colombia, Costa Rica y Sandy Bay, según la información obtenida por la Policía.

La ruta área por donde se trasegaba la droga era: Colombia, Costa Rica, Río San Juan de Nicaragua, Sandy Bay y Bismuna Norte, se indica en la acusación.

Alto nivel organizativo
José Chow Alvarado era el encargado de recibir las aeronaves con droga procedentes de Colombia.

Owen McRea tenía como misión resguardar y despachar la droga procedente de Costa Rica y abastecer de combustible las lanchas, con su hermano Melvin, quien está preso.

Júnior Santiago Moncada se encargaba de la seguridad de las embarcaciones donde se transportaba la droga hacia Honduras.

Germán Blanford tenía como misión supervisar la recepción y la entrega de los cargamentos de droga, según la Fiscalía.

Evaristo Jarquín era el encargado de garantizar el alojamiento de los que participaban en los  trasiego de droga, y, además, de pagarles.