•  |
  •  |

Desde el pasado noviembre, 550 unidades de carros Lada modelo Kalina arribaron al país para “fortalecer” la flota de taxis de la capital. Es la fecha, y las 83 cooperativas que serían beneficiadas aún esperan su entrega, pero irónicamente la primera aparición de los autos en la calle es como “móviles” del recién lanzado Canal 13, que es manejado por tres de los hijos de la familia presidencial.

Luciana, Camila y Maurice Ortega Murillo fueron favorecidos por las autoridades de Telecomunicaciones y Correos, Telcor, con la frecuencia  en Canal 13, en VHF, en señal abierta y cable, aunque ayer, en su primer día al aire, solo operaron en cable.

Hacha, cuchillo, calabaza…
Camila y Maurice aparecieron hablando de la propuesta televisiva del nuevo medio, que se suma al emporio mediático que han venido construyendo los Ortega Murillo a la sombra del poder. Pero no les bastó nada más la adjudicación de la frecuencia, sino que decidieron tomar los vehículos rusos que se suponía eran en su totalidad para los taxistas del país y para dependencias del gobierno.   

La distribución
Reynaldo Bermúdez, Presidente de Unión de Cooperativas de Taxis de Managua (Unicootaxma), indicó que desde un inicio, cuando los taxis arribaron al país, se les indicó que 450 de ellos iban a ser entregados a concesionarios, y 100 serían para uso de dependencias del Estado.

De esas 100 unidades nunca se supo su destino. Las otras 450 aún se encuentran “trabadas” y guardadas en las instalaciones de Alba Transportes.

Bermúdez aseguró que aunque han constatado el número de beneficiados y las cooperativas a las cuales pertenecen, la fecha de entrega aún es un misterio.

Las autoridades indican a los representantes de las 83 cooperativas, que en un término no mayor de 15 días les serán entregados los vehículos, discurso que han repetido en los últimos tres meses.

Aún se desconoce la cantidad de vehículos que se destinaron para la flota vehicular del Canal 13, pero ya es notorio ver Ladas Kalina con el logotipo de “Viva Nicaragua”.

Los concesionarios que desconocían que una parte de los vehículos se otorgó como herramientas de trabajo para el nuevo Canal, mostraron su enojo, al indicar que ellos han esperado mucho tiempo y aún se siguen haciendo gestiones para poder recibirlos.
Afán de control mediático sin límites

El nacimiento del nuevo canal ha generado recelos y suspicacias entre los estudiosos de la comunicación, ya que es una  muestra más del afán de control mediático del gobierno de turno. Adrian Uriarte, investigador en Comunicaciones, asegura que estamos frente a la materialización de una estrategia que pretende ocupar todos los espacios mediáticos.

“Este movimiento responde a la lógica de ocupar todos los espacios disponibles del espectro radioeléctrico, privilegiando a la familia presidencial, para que cuando entre en vigencia la nueva Ley General de Telecomunicaciones y Correos, no existe nada que repartir”, indica Uriarte.

No hubo licitación
Según la Ley General de Telecomunicaciones, Telcor, como ente regulador, debe publicar los procesos de otorgamiento de una concesión y someterlos a licitación para comprobar que nadie se opone a la misma.

Alfonso Malespín, ex catedrático de Comunicación de la Universidad Centroamericana, UCA, asegura que se podría entablar un proceso en la vía contenciosa administrativa.

Malespín asegura que aquí hubo falta de información pública. “Nosotros sabemos que la licencia fue asignada a una sociedad anónima formada por una abogada de la Secretaría del Frente, un abogado de Copasa, José María Enríquez, y un funcionario de relaciones exteriores, Mohamed Lafhtar, pero Telcor nunca publicó la disponibilidad de esta licencia, porque lo que se violentó fue el derecho a licitación”, señala Malespín.

Para Denis Darce, Director de Proyectos y Capacitación del CPDH (Centro Permanente de Derechos Humanos), la actuación de Telcor es parte del modus operandi de las instituciones públicas.

“En un auténtico Estado de Derecho, el director de Telcor (Orlando Castillo) también podría ser interpelado ante la Asamblea Nacional”, agregó Darce.  

“Esto es propio de la Administración actual, donde las instituciones públicas priorizan los intereses del partido de gobierno y se alinean a los intereses del presidente Daniel Ortega”, estimó Darce.

Para los cautivos
Para Uriarte, esto obedece al afán reeleccionista de Ortega, quien persigue acaparar nuevas audiencias fuera de sus medios tradicionales.

Uriarte estimó que Canal 13 vendría a disminuir la pluralidad de voces, a cerrar espacios, y a aumentar la brecha entre el discurso oficialista de gran aparataje y el de las fuerzas de oposición con recursos limitados.

Cenidh: Órganos de fiscalización nulos
Rafael Lara

La doctora Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, indicó que el canal de televisión “Viva Nicaragua”, se abre camino en el emporio mediático que la familia presidencial está imponiendo a los nicaragüenses.

Destacó que esta es otra estocada a la libertad de expresión, dado que ahora tienen al menos cinco transmisoras de televisión, de diez canales de producción nacional en Managua, tres de los cuales (en cable de Claro TV  son el 9, 13 y 91) surgieron en los últimos cuatro meses.

“Se debe recordar que el monopolio empresarial está prohibido por las leyes nicaragüenses. También la Ley de Probidad sanciona al funcionario público que invierte en empresas familiares, sin embargo, aquí la Contraloría General de la República no ve nada”, dijo la Presidenta del Cenidh.

¿Qué dicen los dueños de medios?
Miguel Mora, Director del Canal 15 y de 100% Noticias, asegura que la Ley de Telecomunicaciones que aún está vigente le da mucha discrecionalidad al ente regulador, por lo que este puede dar o quitar frecuencias.

También añade que si el objetivo del canal es atraer el voto cautivo de los jóvenes, esto es un derecho que le pertenece a los dueños.

“Yo creo que la línea editorial depende de los dueños y de sus objetivos. Eso es algo que solo le compete al dueño, a nadie más”, aseguró Mora.

María Elsa Suárez, Directora del Canal 23, que se transmite en el 99 del cable asegura que toda competencia es sana, ya que estimula el mejoramiento de la oferta televisiva, y añade:

“Yo creo que la sociedad nicaragüense es los suficientemente madura para tener su propia ideología y no permitir que un medio de comunicación incida en ella”, indicó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus