•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

Expresiones como “nunca me había sentido tan inseguro con mi tierra como ahora”, son parte de los extractos una misiva que un grupo de rivenses envió a la primera dama, Rosario Murillo, con el objetivo de hacerle saber la inseguridad y el temor que existe entre el campesinado, por las tomas de tierras que se han extendido por los cuatro puntos cardinales de este departamento.

La misiva fue elaborada por el “Movimiento Campesino por la Defensa de la Propiedad ‘Gaspar García Laviana’”, y antes de ser enviada a la primera dama, fue presentada al secretario político departamental del FSLN, en Rivas, Amílcar Aguilar, y una fuente del partido de gobierno la filtró a EL NUEVO DIARIO, para que la preocupación se hiciera pública.

En la carta elaborada el 8 de mayo, los campesinos aglutinados en este movimiento señalan que, a la fecha, son 27 propiedades las que han sido invadidas por grupos de desmovilizados tomatierras, que han afectado un área total de 7,732 manzanas, y, según la misiva, los invasores llegan a tomarse las propiedades por orientaciones de funcionarios de la PGR.

Aseguraron que un 22.22% de las propiedades pertenecen a comunidades indígenas o a poblaciones formadas desde hace más de 50 años, pero el segmento poblacional más afectado es el de los rivenses, que tienen entre diez y treinta años de estar en posesión de las tierras.
 
Miles de afectados
En la carta revelan que los afectados directos por las tomas de tierra son 2,328, y que de manera indirecta resultan afectadas 11,640 personas.

Los quejosos mencionan, a la vez, que los municipios más afectados son Tola, San Juan del Sur y Altagracia, seguidos de Cárdenas, Belén y Buenos Aires.

También mencionan que las tomas de tierra en estos municipios han creado inseguridad y temor en el campesinado, ya que se sienten amenazados por los grupos armados que están llegando a invadir las propiedades, y que de cara al ciclo agrícola, la tensión va a crecer, porque tratarán de impedir las labores propias de ese momento.

En la carta, los campesinos señalan que el presidente Daniel Ortega no se da cuenta de lo que ocurre, y que Aguilar no informa sobre lo que está sucediendo a la primera dama, al igual que la diputada Venancia Ibarra y Herbert Herrera.

Al final, los redactores de la misiva hacen varias sugerencias al gobierno, entre ellas, avanzar en respuestas concretas al problema de la propiedad, así como crear  mecanismos de control  social y administrativo que frenen la corrupción de funcionarios públicos y agentes privados que se coluden para realizar expropiaciones.