•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente ejecutivo del estatal Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López, propuso hoy elevar la edad de jubilación de 60 a 65 años y duplicar las cotizaciones para evitar que el Gobierno se vea obligado a utilizar los impuestos para pagar pensiones a partir de 2019.

"Si no hacemos cambios, para el año 2019 aproximadamente con los ingresos el INSS no (se) va a poder pagar las pensiones", declaró López al canal 13 de la televisión local.

En ese sentido, confirmó que analizan siete propuestas de reformas para "fortalecer" el sistema público de pensiones en este país, con base en un estudio elaborado de forma conjunta por el INSS, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y el Banco Central de Nicaragua (BCN), que discuten ahora con otros sectores.

Esas propuestas incluyen aumentar la edad de jubilación de 60 a 65 años y duplicar el número mínimo de cotizaciones, de 750 semanas a 1.500 semanas, para tener derecho a una pensión completa, precisó el funcionario.

La esperanza de vida de los nicaragüenses es de 73 años, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, el Estado nicaragüense propone que la pensión se calcule con base al salario histórico de los jubilados y no respecto al salario de los últimos tres años.

También proyectan aumentar "rápidamente" la base de cotizantes en un 22 % para pasar de 573.000 que existen en la actualidad a 700.000 asegurados.

Esos 573.000 asegurados representan un 25 % de la Población Económicamente Activa (PEA), detalló.

Asimismo, el Gobierno plantea establecer un sistema de cotización "proporcional", es decir, que a mayor ingreso de un trabajador, mayor sea su aporte al Seguro Social.

López dijo que en la actualidad el aporte máximo de un trabajador al INSS se calcula con un salario mensual equivalente a 1.636 dólares y aquellos que devengan un salario mayor no están forzados a cotizar más.

Otra propuesta, agregó López, es crear un "pilar de ahorro", es decir, que los asegurados "fortalezcan" sus pensiones con un aporte adicional, cuya cantidad no especificó.

"Hay que fortalecer el sistema para que tenga más reserva y podamos cubrir a más pensionados durante los siguientes años", insistió.

El INSS atiende en 22 empresas médicas previsionales a 1,2 millones de personas entre asegurados, sus cónyuges e hijos menores de 12 años, apuntó.

Según López, actualmente en Nicaragua por cada cinco asegurados hay un jubilado recibiendo una pensión, pero aseguró que la tendencia es que en 50 años habrán dos asegurados por cada pensionado.

Sostuvo que los asegurados crecen en 1,8 % anual y los pensionados entre un 9 y 10 % anual.

El presidente ejecutivo del INSS afirmó que esas propuestas están siendo discutidas, desde enero pasado, por el Consejo Nacional del Trabajo, integrado por el sector privado, trabajadores y Gobierno.

Esas propuestas no incluyen la privatización del Seguro Social, aclaró el funcionario.