•  |
  •  |

“No podemos tratar como adultos a quienes les hemos negado ser niños”, es el alegato del Movimiento Infantil “Luis Alfonso Velásquez Flores”, Milavf, cuya junta directiva rechazó las reformas al Código de la Niñez y la Adolescencia, mientras la presidenta del CSJ, Alba Luz Ramos, terció a favor de ejecutar una “revisión”.

Al respecto, la magistrada Ramos expresó que es necesario revisar el Código de la Niñez, en cuanto a la adaptación de éste al Código Procesal Penal y al nuevo Código Penal de Nicaragua, ya que la aprobación y reformas de estos son más recientes que el Código de 1998.

“Hay cosas que probablemente deben ser adecuadas al Código, no hay que tener miedo a hacer una revisión”, recalcó Ramos.

La magistrada también agregó que la problemática debe solucionarse en conjunto, Estado, Sociedad y organizaciones civiles. “La gente siempre pide prisión, pero la cárcel no es la solución del problema, hay otras medidas alternas para encontrar solución, como la justicia restaurativa”.

Un día antes, también distanciándose de los que están a favor de congelar el Código, Telémaco Talavera, en representación del Consejo Nacional de Universidades, aseguró que trabajarán en una propuesta de reforma consensuada, cuidando que la misma no sea aprovechada por ningún partido. “Sería grave que se instrumentalizara”, admitió.   

El riesgo del crimen organizado
El funcionario consideró necesaria está discusión pues el Código tal y como está puede terminar convirtiéndose en un instrumento para el crimen organizado que ha venido ganando terreno en la región en los últimos años. “Es un riesgo…los adolescentes son blanco fijo para instrumentalizar”, alertó.

En la acera opuesta, Yamileth Contreras, Directora Ejecutiva del Milavf, comentó que luego de analizar la situación de intentos de reformas del Código, la organización con presencia en 34 municipios y que aglutina a más de 32 mil niños y niñas, dejó sentada su posición de rechazo a las pretensiones reformistas que se materializan en el diputado Carlos García Bonilla, de la Alianza Liberal Nicaragüense.

“Lamentamos la muerte del joven universitario, pero lamentamos más que los autores de este delito sean adolescentes”, expresó Contreras, indicando que el problema de la seguridad ciudadana es creciente, pero no es el Código ni los adolescentes los culpables o los que generan el estado de violencia que vivimos.

Cifras para pensar
Remarcó que según las estadísticas de la CSJ, la población penitenciaria es de 7 mil 200 personas, pero sólo son 112 los adolescentes privados de libertad, lo que representa el 1.55 por ciento de la población total, lo que indica que no son los menores de 18 años los responsables de los altos índices delictivos.

Determinó que por la violencia y las drogas se está perdiendo la niñez nicaragüense y primero que nada se deben tomar las medidas respectivas, por lo que proponen más presupuesto para la CSJ y la creación de centros especializados, más juzgados para adolescentes y mayor preparación entre los judiciales. Lo mismo plantean para Gobernación y Educación.

Ronald Mendieta, miembro de la junta directiva del Milavf, aseguró que están preparando alianzas con otras organizaciones para marchar a la Asamblea Nacional y discutir el tema.

 

Marcha de las velas y de los morteros

Mientras tanto, a la luz de las velas y al clamor de gritos y morteros, más de 2 mil estudiantes salieron a las calles reclamando justicia para el estudiante Evans Omar Ponce. La marcha inició en la rotonda Jean Paul Genie y terminó en la rotonda universitaria, poco después de las 6 de la tarde.
Durante el trayecto, los estudiantes de diferentes universidades del país, como la UNAN, la UCA, la UPOLI y la UCC exigieron un recrudecimiento de las penas para los menores de edad que cometen actos delictivos.

También pidieron que en este año electoral, los políticos y tomadores de decisión se pongan la mano en la conciencia, y adopten una actitud más beligerante.

Ana Solís, estudiante de medicina de la UNAN, opinó que el código debe reformarse antes que corra más sangre inocente.

“Exigimos una reforma urgente a los diputados e invitamos a que los estudiantes se unan a esta lucha recolectando firmas y participando en estas acciones movilizativas”, dijo.

Por su parte, el estudiante de computación de la UNI, Jeffrey José Gamboa, expuso que “la solución al problema de la delincuencia juvenil no está en la disminución de las penas, sino en la creación de nuevas oportunidades. El gobierno tiene que invertir en educación y generar nuevas fuentes de trabajo”.

Grethel Álvarez, estudiante de Veterinaria de la UNI, aseguró que esas velas son muestra de que la luz de Evans brilla en los corazones de la juventud nicaragüense, y que la justicia tarda pero siempre llega.