•   Guatemala / Colaboración  |
  •  |
  •  |

En el contexto de la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica, que inicia hoy en el Hotel Westin Intercontinental de Guatemala, con la asistencia de los mandatarios de la región y delegaciones de más de 50 países, representantes del sector privado, sociedad civil y organismos no gubernamentales, la Directora General de la Policía Nacional de Nicaragua, primera comisionada Aminta Granera Sacasa, disertó ayer sobre el Modelo Policial de Nicaragua, considerado como una de las experiencias de seguridad ciudadana más exitosas en la región.

Granera fue la única expositora de los cuerpos policiales de Centroamérica en los conversatorios previos, que sobre amenaza a la seguridad y prevención social de la violencia se realizan en la capital chapina.

Desde la comunidad
“Estoy absolutamente convencida de que la única forma en que la Policía Nacional de Nicaragua puede cumplir sus funciones, es trabajando desde la comunidad, por la comunidad y para la comunidad,” expresó la jefa policial.

En el evento estuvieron presentes importantes personalidades que asisten a la conferencia internacional, entre ellos diplomáticos, funcionarios de organismos internacionales como el BID, la OEA y la ONU, además de jefes policiales y militares de la región, entre otros.

La de menos recursos
“Teniendo la Policía más pequeña de Centroamérica, con los salarios más bajos, tenemos una serie de ventajas comparativas de cara a la seguridad ciudadana de la región, debemos concluir que el modelo policial funciona y es válido, y le sirve a nuestro pueblo”, afirmó la jefa policial.

A la pregunta de uno de los participantes en el conversatorio, Granera respondió que no existe una receta para copiar o aplicar un modelo policial en un país determinado, en vista de que existen factores históricos, culturales, sociológicos y hasta personales, propios de la realidad de cada país, que deben ser tomados en cuenta. No obstante, enfatizó en que cualquiera que sea la decisión, es importante la coordinación, la armonización, el intercambio de información y el trabajar como sistema, cualquiera que sea el modelo que se escoja.    

El modelo policial nicaragüense fue valorado de forma muy positiva, y recibió elogios por la fortaleza institucional, por los logros en materia de seguridad ciudadana y por la lucha contra el narcotráfico y contra el crimen organizado.