•  |
  •  |

Para Francisco Guzmán, exrector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN–Managua, las universidades deben decidir el tema de los pagos por graduación de una manera “inteligente y razonable”.

En principio, Guzmán apoya la propuesta de autorregulación en la que el Consejo Nacional de Rectores analiza el asunto, tomando en cuenta que hasta el 50% de quienes cumplen con sus programas de estudio en tiempo y forma, no logran obtener su título, según ha reconocido el propio presidente del Consejo Nacional de Universidades, CNU, Telémaco Talavera.  

No obstante, señaló que la resolución del problema debe abordarse de forma separada para universidades privadas y públicas, tomando en cuenta que las primeras son las que tienen las tarifas de graduación más altas, y reconociendo su facultad absoluta, otorgada por ley, para definir su tabla arancelaria.

Guzmán llamó a “cuidar que no haya muros insalvables” en la promoción universitaria, teniendo en cuenta la necesidad de que el país eleve su índice de promoción académica.

“En el caso de las universidades públicas, creo que se va a lograr una manera consensuada de establecer una salida al problema”, expresó el respetado catedrático, quien reiteró que las instituciones privadas deberán evaluar los cuestionamientos planteados, incluso a través de una iniciativa de Ley, “para que el pago por graduación no sea un impedimento para graduarse”.

Opinó que los mecanismos arancelarios no pueden estar divorciados de la realidad económica de los estudiantes, ni del compromiso que tienen estas instituciones frente a la graduación de los alumnos que tienen matriculados.

“Debe abordarse y resolverse satisfactoriamente para los estudiantes y para las universidades”, apuntó, para luego reconocer como no aterrizados esos cobros por promoción universitaria que ascienden hasta los 2 mil dólares. Definir cuál es la cifra justa, dijo que es tarea de las autoridades de las universidades privadas, y sus estudiantes deben definir por medio del diálogo, respetando su carácter autónomo.