•   MÉXICO/EFE  |
  •  |
  •  |

México acudirá a la Conferencia Internacional de Seguridad de Centroamérica, que hoy miércoles comienza en Guatemala, "como impulsor de una estrategia regional" firme, ya que la considera "la más eficaz y la más contundente" para enfrentar al crimen organizado, indicaron ayer fuentes oficiales.

El subsecretario para América Latina y el Caribe de la Cancillería mexicana, Salvador Beltrán del Río, lo expresó en una rueda de prensa donde enfatizó que este país trabajará con los demás "para fortalecer sus capacidades", y, a la vez, "hacer que las acciones tengan mayor profundidad e impacto".

"Lo verdaderamente relevante para nosotros es la preocupación y la voluntad política de los países de Centroamérica de tomar al toro por los cuernos, de enlistar las acciones que deben hacer para poder enfrentar de manera contundente al crimen organizado", explicó.
El diplomático mexicano también subrayó la importancia de que en esta cumbre, el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) vaya acompañado por la comunidad internacional.

En la misma rueda de prensa, el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), Alejandro Poiré, dijo que era importante hablar del comercio ilícito de armas.

"Creo que es muy importante que esto sea parte de la temática que se tiene que discutir (...) como mecanismos regionales de combate a la delincuencia organizada", indicó.

Recordó que en México hay actualmente un registro "histórico" de armas confiscadas, "más de 110,000", entre largas y cortas, que de no haber sido interceptadas "estarían en manos de criminales".

Trajo a la memoria que, según un reciente informe del Senado de EU, el 70% de las armas incautadas en México han salido de ese país.

Combinación eficaz
La estrategia de seguridad que Centroamérica presentará a partir de mañana en la capital guatemalteca combina programas de prevención del delito y rehabilitación de delincuentes, así como el combate frontal a los grupos criminales que azotan a la región.

En ella hay detectadas 14 prioridades en materia de combate al delito, prevención de la violencia, rehabilitación y reinserción, y fortalecimiento institucional, que cristalizaron en 22 proyectos.

Estos van desde la capacitación y profesionalización de las fuerzas de seguridad, la adquisición de armamentos y equipos de alta tecnología, el fortalecimiento de los sistemas carcelarios y de inteligencia, hasta programas de prevención dirigidos especialmente para los jóvenes.

La estrategia fue diseñada por equipos técnicos y políticos de la región, coordinados por la Comisión de Seguridad del SICA, integrada por Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Belice y República Dominicana.

Diversas fuentes centroamericanas han cuantificado el conjunto de propuestas entre 900 y 1,200 millones de dólares, para un período de tres años, sin incluir los recursos que cada país de la región debe aportar.