•  |
  •  |
  • END

La grave crisis sanitaria que afecta Managua desde hace dos semanas, se contaminó, si es que no nació contaminada, del elemento político, luego que sectores afines al gobernante partido Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, se involucraran directamente, acusando a la Alcaldía de Managua de “insensible” e “incapaz” ante el problema.

Ayer aparecieron sectores radicales del FSLN, entrometidos en la protesta que desde hace dos semanas mantienen recolectores informales de desechos sólidos en el basurero municipal La Chureca, quienes tienen cerrados los portones de acceso a los camiones municipales que trasladan la basura de la capital a ese vertedero.

Esto se da un día después de que el presidente Daniel Ortega advirtiera que si la Alcaldía de Managua no era capaz de solucionar la crisis, el gobierno se involucraría.

Presencia de radicales

Tanto Ortega como el alcalde de Managua, Dionisio Marenco, ambos miembros históricos del FSLN, mantienen diferencias políticas encontradas por las críticas del edil a algunas decisiones arbitrarias asumidas por el Presidente, en el ejercicio del poder.

Tras la advertencia de Ortega a la Alcaldía el pasado martes, al sitio de la protesta se presentaron ayer más miembros del Movimiento Comunal a reforzar, organizar y apoyar a un recién creado sindicato de recolectores de desechos sólidos del basurero.

Además, llegaron con proclamas y reclamos los miembros del pro oficialista Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), que lidera el diputado sandinista Gustavo Porras, un incondicional del presidente Ortega.

En pleno lugar de los desechos, el miembro del FNT, Adrián Martínez, leyó un comunicado donde culpa al alcalde Dionisio Marenco de la crisis sanitaria, y lo responsabiliza por los efectos de una epidemia que afecte a los capitalinos.

Al reclamo se sumó el procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, quien llegó ayer al plantón de la protesta a recibir un comunicado conjunto del Movimiento Comunal y del FNT, a escuchar las quejas de los recolectores del basurero y a apoyar el movimiento sindical.

Ahí, en encendido discurso a favor de los derechos de los más pobres del conflicto, Cabezas propuso “una revolución social” en beneficio de los trabajadores informales de La Chureca, y clamó por una solución integral inmediata a la crisis sanitaria que beneficie a todos los capitalinos, a los rebuscadores de desechos y a los obreros de la Alcaldía de Managua.

Minsa endurece postura

Al mismo tiempo el Ministerio de Salud, que venía advirtiendo profesionalmente sobre la gravísima posibilidad de una epidemia por la acumulación de basura en toda la capital, endureció su postura frente al conflicto, y emplazó a la Alcaldía de Managua a encontrar “una solución urgente” al problema.

“Instamos al alcalde a buscar mecanismos que permitan la eliminación de la basura, la medida está más del lado de las autoridades municipales, el problema de La Chureca debe ser abordado rápido, hay posibilidad que se produzca un brote de dimensiones grandes si esta basura no es recolectada”, dijo el director del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais, de Managua, Julio Caldera.

Caldera anunció que las autoridades sanitarias de la capital están tomando las medidas del caso para evitar brotes de enfermedades como diarrea y leptospirosis, producidas por la acumulación y descomposición de la basura en toda Managua.

Ayer mismo, el portal oficial del gobierno en internet, El Pueblo Presidente, destacaba que “los diferentes barrios de Managua se encuentran atestados de basura debido al conflicto entre las personas que laboran en el botadero municipal La Chureca y la Alcaldía de Managua, que no ha sido capaz de resolver el problema”.

Alcalde irónico

El lunes pasado, Dionisio Marenco había advertido un “sabotaje político” a las funciones municipales de ornato y limpieza detrás de la protesta de los recolectores informales. Ayer ironizó sobre la propuesta del gobierno de involucrarse en el conflicto y de la presencia del FNT.

“Ahora aparecieron unos señores que dicen ser del FNT apoyando a un sindicato. No sabía que había sindicato de churequeros”, ironizó el edil, quien se declaró “atado” para solucionar la crisis, ya que aseguró “no poder garantizar basura de calidad en los camiones recolectores”.

“Pero bueno, no podemos hacer más, ya que la Policía no puede controlar la situación, aunque escuché decir al Presidente de la República que va a intervenir, por lo que quiero agradecerle públicamente esa ayuda, y exhortarlo a que la ponga en práctica lo más pronto posible”, dijo Marenco.

Según cifras de la Alcaldía de Managua, producto de la protesta, hasta ayer en la capital se habían acumulado 4.5 millones de libras en basura de todo tipo. Cada día Managua desecha 1,200 toneladas de basura.

Efectivamente, el problema ayer persistía, y los trabajadores informales del basurero se mantenían firmes en su protesta, exigiendo la presencia personal del alcalde Dionisio Marenco para buscar soluciones a la crisis.

Origen del conflicto

El conflicto se originó luego que los recolectores del basurero se quejaran de que los obreros operadores de los camiones que recogen la basura en toda Managua, estaban seleccionando los desechos de mayor valor comercial y vendiéndolos a empresas de reciclaje, dejando sólo entre la basura que descargan en el vertedero restos de plásticos y vidrios, que se pagan a bajo precio en el mercado del reciclaje.

En el basurero municipal, ubicado al noroeste de Managua, laboran diariamente unas 1,600 personas en extrema pobreza y bajo durísimas condiciones de trabajo, que subsisten de la recolección y venta de desechos que hurgan entre la podredumbre que desecha Managua.

Inicialmente, ellos estaban pidiendo a la Alcaldía que le exija sus obreros no extraer la basura que llega al vertedero, de lo contrario mantendrán cerrados los portones del basurero.

Ayer agregaron a sus reclamos mejores condiciones de trabajo, medicina gratuita, casas dignas, escuelas y comedores infantiles.

Y mientras la protesta persiste, la Alcaldía de Managua trasladó ayer al vertedero de Nindirí las primeras 18 cargas de basura que estaban acumuladas en la recolectora del Plantel Los Cocos.

Pierna en la basura

Al mismo tiempo, el alcalde Marenco advirtió del peligro de una contaminación masiva, porque, al parecer, ayer en los contenedores de basura de los hospitales públicos, había desechos médicos que incluían hasta miembros humanos.

“Ya nos salieron restos de seres humanos que son desechos producidos en los hospitales”, dijo, para luego agregar que los operarios de un camión encontraron entre la basura del Hospital “Carlos Roberto Huembes”, una pierna cercenada.

Al respecto, el edil recomendó que este tipo de desechos “deberían ser cremados en los hospitales, porque yo no puedo estar escogiendo la basura que se va a llevar al botadero”.

“Si esta gente que dice que quiere plástico y de pronto les llega una pata (una pierna humana) de un ciudadano, entonces me van a echar el muerto a mí, y ¿qué culpa tengo yo?”, insistió Marenco.

La preocupación del alcalde fue compartida por el ambientalista Kamilo Lara, quien advirtió que la presencia de materia humana en los desechos al aire libre puede producir una severa epidemia en Managua.

¿Peligra ayuda española?

“Lo que más nos preocupa es la acumulación de basura en los hospitales, donde hay basura de diferentes tipos --desde desechos radiológicos hasta desechos humanos--, y prácticamente esto es una bomba de tiempo, porque ahorita no hay un plan de emergencia de estos desechos sólidos en los hospitales”, dijo el especialista.

Por otra parte, Marenco confirmó ayer que la Embajada de España en Nicaragua notificó al canciller Samuel Santos sobre una donación de 30 millones de euros --casi 45 millones de dólares-- para el cierre técnico de La Chureca, la inserción social de las personas que viven dentro del vertedero y la posibilidad de crear una empresa de reciclaje.

Marenco denunció que la Alcaldía tenía censadas 120 viviendas que hay dentro del botadero municipal, pero cuando se supo que venía la construcción de esas casas la cifra aumentó a 180, alimentando la protesta.

“Todas estas cosas se ponen en peligro con el alboroto que han armado en La Chureca, pero espero que recapaciten, y si es cierto que va a ayudar el gobierno, mejor todavía”, expresó Marenco.