•   Guatemala  |
  •  |
  •  |

Las autoridades policiales han capturado de enero a junio de este año a cuatro mareros que habían ingresado a nuestro país y una cantidad no precisada de narcotraficantes, y la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía Nacional, afirmó que están ejecutando las acciones necesarias para controlar y contener a los criminales organizados que quisieran entrar desde otros países.

“En los últimos años hemos estado profundamente inmersos y preocupados en desarticular las células que empiezan a organizarse, porque si no hay una base social fuerte en el país, de apoyo logístico, no van a poderse desplazar”, aseveró Granera en Guatemala, en el marco de la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica.

“Nosotros tenemos penetrados los grupos juveniles de Nicaragua, tenemos un aparato de inteligencia en las fronteras, que desde que entra un marero, hasta que llega y se instala, lo seguimos, y los que están en el país están en permanente control”, indicó.  

Narcos persuaden a algunos
La jefa policial considera que las instituciones estatales no han sido permeadas por el crimen organizado, pero que sí ha habido algunos casos de funcionarios públicos que han cometido ilícitos.

En el caso de los uniformados señaló que han detectado policías que se han caído ante la seducción narco, pero no en grandes porcentajes como en otros países.

Expertos en temas de seguridad han señalado que Centroamérica se dirige hacia una militarización en sus sociedades, como es el caso de El Salvador, pero la directora general de la Policía no comparte esa visión, porque asegura que el modelo policial nicaragüense es preventivo, proactivo y comunitario; no represivo.

Sobre polémico ascenso
El cuestionado y polémico comisionado mayor Pablo Emilio Ávalos fue beneficiado al crearse una tercera vicejefatura en la delegación de Managua y ubicarlo en el puesto, a pesar del rosario de quejas en su contra por parte de los diferentes sectores que buscaron sus servicios cuando fungía como jefe del Distrito Seis de Policía.

Sin embargo, Granera justificó dicho beneficio, al señalar que “son decisiones que tomamos en la jefatura. En los distritos necesitamos disciplina, lo cual no quiere decir maltrato. Creo que la espina dorsal de instituciones como la nuestra requieren de disciplina”.

Policías afectados por Ávalos aseguran que su ascenso se debe a motivos políticos, ya que él es considerado uno de los jefes policiales cercanos al presidente Daniel Ortega.

¿Se equivocó la Policía?
Durante la jefatura de Ávalos en la VI Delegación policial, fue denunciado en varias ocasiones por maltrato a sus subordinados.

Los denunciantes llevaron sus quejas ante la Dirección de Asuntos Internos y ante las organizaciones de derechos humanos, pero lejos de recibir una respuesta positiva a sus demandas, algunos de los quejosos fueron dados de baja.

En el caso de los pobladores, dueños de pequeños negocios se quejaron de cierres injustificados por parte de Ávalos.

Los periodistas de medios independientes, como EL NUEVO DIARIO, ni siquiera son atendidos cuando buscan información.

“Vamos a verlo con la Inspectoría General, aunque para hacer los nombramientos, el director, los subdirectores valoran y se toman las decisiones que creemos son las mejores en ese momento. Algunas veces podremos equivocarnos, pero las buscamos siempre pensando y sopesando lo que creemos que es mejor parta todos”, finalizó la jefa policial.