•  |
  •  |

Los funcionarios del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, todavía no aclaran de dónde sacaron y qué argumentos sustentan el alza de 41.82% que aprobaron la semana pasada en la tarifa del servicio de energía, sin embargo, en una especie de “cortina de humo” este mediodía anunciaron medidas contra los vendedores de gas licuado que alteran el precio oficial.

Con respecto a la enorme alza jamás vista en la historia de Nicaragua, no han mencionado una sola palabra desde la semana pasada, pero la Dirección General de Hidrocarburos del INE este miércoles anunció que “abrirá proceso administrativo a 19 puestos de ventas de Gas Licuado de Petróleo (GLP), por  alterar el precio oficial máximo al consumidor”.

Por lo menos 16 de estos establecimientos son de Tropigas, uno pertenece a Zeta Gas y otros dos comercializan ambas marcas.

“Estos puestos vendían el cilindro de 25 libras hasta en 1, 2, 6, 8 y hasta 11 córdobas más que el precio establecido por el Ente Regulador, afectando el bolsillo de los consumidores”, informan en la nota, donde aseguran haberlo comprobado mediante inspecciones realizadas los días 14, 15 y 16 de junio en la capital.

En más de tres ocasiones EL NUEVO DIARIO ha intentado comunicarse este miércoles con David Castillo Sánchez, titular del INE, para que responda la pregunta que todos los usuarios del servicio de energía se formulan en Nicaragua: ¿De dónde sacaron el alza del 41.82%?

Castillo Sánchez no responde su teléfono celular y mucho menos los funcionarios del Departamento de Relaciones Públicas de la Dirección General de Electricidad (DGE). En las mismas condiciones se encuentra el Ministerio de Energía y Minas, MEM.