•   MANAGUA/END  |
  •  |
  •  |

Bajos salarios, trabajos sin contratos, acoso sexual y despidos por embarazo afectan la participación efectiva de las mujeres en el mercado laboral de Centroamérica y México, informaron este miércoles activistas que participan en un foro regional en Managua.

"Los principales problemas que tienen las mujeres son los bajos salarios, muchas trabajan sin contratos, no hay derecho de asociación, hay acoso sexual" y "condicionamiento de trabajo a cambio de favores sexuales", la directora de la Sociedad Mexicana Pro Derechos de la Mujer "Semillas", Blanca Galindo.

Pero lo que más inquieta, es que "sigue habiendo despidos por embarazo en toda la región, desde México hasta Panamá", y en muchos casos se les exige pruebas de embarazo antes de contratarlas, pese a que las legislaciones nacionales lo prohíben, denunció la representante.

Galindo forma parte de más de un centenar de delegadas de 30 organizaciones de mujeres de la región que participan en el "III Encuentro Mesoamericano de Defensoras de Derechos Laborales", que se inició este miércoles en Managua y se prolongará por tres días.

El foro busca reducir la discriminación laboral contra las mujeres, que representan entre el 20 y el 33% de la Población Económicamente Activa (PEA) de Centroamérica y México, de acuerdo con un estudio presentado durante el evento.

Según el diagnóstico, las mujeres actualmente tienen una mayor presencia en el sector informal, lo que limita su acceso al seguro social, pero por otro lado esto les facilita atender mejor a sus familias.

El estudio destaca de manera general que la contratación de mujeres con títulos profesionales y técnicos en el sector privado aumentó en los últimos años, pero que la inmensa mayoría, se desempeña en el área de servicios personales o sociales, como peluqueras, masajistas, niñeras y enfermeras, entre otras.

Señala que la proliferación de maquilas en la región, en las últimas dos décadas, abrió a las mujeres nuevas oportunidades de empleo, y que han logrado que se les reconozca el pago de sus prestaciones sociales, entre algunos beneficios.

Sin embargo, todavía hay empresas donde a las obreras "le miden los minutos para ir al baño", o que se declaran en quiebra para no pagar las liquidaciones y prestaciones salariales que establece la ley, dijo a la AFP Gladis Urtrecho, dirigente del Movimiento "Maria Elena Cuadra" de Nicaragua.