•   GUATEMALA/AFP/CABLES  |
  •  |
  •  |

Los siete gobernantes de Centroamérica con sus homólogos de México y de Colombia, y la secretaria de Estado Hillary Clinton, lanzaron este miércoles en Guatemala una ofensiva contra el narcotráfico, que intenta establecer un nuevo bastión en el istmo.

Clinton anunció en este encuentro una ayuda adicional de 40 millones de dólares para contener a los cárteles de la droga que buscan en Centroamérica una vía alternativa a México, donde el gobierno lanzó una ofensiva militar contra el narcotráfico en 2006, para hacer llegar la cocaína sudamericana a Estados Unidos.

El cónclave de presentación del plan estratégico contra el crimen organizado comenzó este miércoles con la presencia de los gobernantes de Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, así como los presidentes Felipe Calderón y Juan Manuel Santos, de México y de Colombia, respectivamente, países que adoptaron planes especiales con Estados Unidos para enfrentar al narcotráfico.

“Estamos respondiendo con casi 300 millones de dólares este año, respaldados con un plan de acción enfocado en inversiones de alto impacto que ayudarán a construir nuevas capacidades y catalizar el cambio” en la región, dijo Clinton en su discurso.

Este monto significa un aumento de 40 millones de dólares por encima de los 260 millones de dólares que Estados Unidos dedicó el año pasado a seguridad en América Central, la región más violenta del mundo fuera de zonas de guerra, según cifras de la ONU.

Los cárteles de drogas, sumados a las temidas maras o pandillas, tienen en jaque a toda la región y afectan sobre todo al Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), donde las cifras de muertos por violencia son las más altas del mundo, según la ONU.
Guatemala, sede de la cumbre que culmina el jueves, fue sacudida recientemente por la masacre de 27 campesinos, decapitados en una finca, el 14 de mayo, por sicarios del cartel mexicano “Los Zetas”.

“Sentimos que estamos llegando al límite de nuestra capacidad institucional y ese es un mensaje que quisiéramos dejar bastante claro”, dijo el mandatario anfitrión, Álvaro Colom.

Cifras espeluznantes
Las cifras de homicidios en Guatemala superan los niveles de la guerra civil de 1960-1996, con más de 5,500 asesinados al año. El record lo tiene Honduras, con 58 asesinados al día por cada 100,000 habitantes, seguido por El Salvador, con 52, y Guatemala, con 48.

América Central gasta cada año 6,500 millones de dólares en seguridad, equivalentes a 8% del PIB.

Sus cifras superan en tres veces los fondos que la región destinó a la guerra civil de sus países entre los años 70 y 90, cuando se dio el fin de la última guerra civil que atizaba a la región, precisamente en Guatemala.
Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los Gobiernos centroamericanos gastaron en 2010 unos 4,000 millones de dólares en financiar la seguridad y la justicia.

Unos 3,341 millones de dólares son destinados por Centroamérica en tratamientos médicos provocados por la violencia; 1,281 millones de dólares en gastos de seguridad privada; 1,137 millones en costos institucionales; y unos 741 millones de dólares en pérdidas materiales.

Según estadísticas del PNUD, Centroamérica tiene una tasa de homicidios de 33.3 por cada 100,000 habitantes, la más alta de América Latina y del mundo.

Esta cifra supera la tasa de 28.8 del Caribe, 24.8 de los países andinos, y 10.9 del Cono Sur, y cuadruplica el promedio mundial de ocho homicidios por cada 100,000.

En 2009, según el PNUD, se registraron en la región 18,815 asesinatos, un promedio de 52 víctimas por día.

La tasa de homicidios por 100,000 habitantes para jóvenes centroamericanos de entre 15 y 24 años es de 38.6, casi cinco veces el promedio mundial.