•  |
  •  |

El joven Bayardo Gómez está a 1,500 dólares de ser legalmente reconocido como Ingeniero en Sistemas. Desde hace más de un año que esa inalcanzable cifra para él, está frustrando no solo su aspiración de verse convertido en un profesional, sino sus perspectivas de mejor calidad de vida, que fue lo que al final lo motivó durante cuatro años a invertir en su educación en una universidad privada de Managua.

Evidentemente decepcionado, Bayardo relató cómo la falta de ese título lo relega a desempeñarse en otras áreas y a conformarse con salarios que no superan los 250 dólares. Tendría que ahorrar un año entero y hacer muchos sacrificios para poder pagar lo que vale su título.

Bayardo se presenta no solo como un ejemplo que padece el elevado precio de las modalidades de culminación de estudios, que bajo la cobija de la Autonomía Universitaria, las universidades definen.

Más lejos del título
También se declara víctima de la falta de seriedad de ciertas instituciones, ya que ahora que analiza sus oportunidades para finalmente obtener su título, y luego que hasta certificado de notas le emitieran, le informan que deberá pagar entre 25 y 30 dólares mensuales durante un año por llevar 5 asignaturas que no estaban contenidas en su pensum cuando se matriculó en 2007.

La universidad también le ha presentado una opción más barata para graduarse, y es pagando 950 dólares, “de contado”. Los 1,500 dólares los pagaría si toma un plan de financiamiento. Es decir, que debería asumir 550 dólares en intereses.  

Según le han explicado, el monto le cubrirá además del curso y título, parte de los gastos para el acto y celebración, al que puede llevar solo a dos de sus familiares, alguien extra le supone un cargo de entre 40 y 45 dólares.

Sus planes son ahorrar para pagar en 2013 lo que su universidad demanda.  

50% en esa situación
En el caso de Bayardo, el presidente del Consejo Nacional de Universidades, CNU, ha estimado que se encuentra el 50% de los estudiantes que culminan en tiempo y forma sus programas académicos.

La discusión está abierta y el CNU ha prometido que pronto definirán una salida al problema.

No obstante, aún no se escucha eco a la demanda pública de bajar los cobros de las modalidades por culminación de estudios. De hecho, muchas universidades prefieren manejar tarifas de las opciones de finalización de estudios bajo total discreción, según pudimos comprobar, cuando para la realización de este trabajo se las solicitamos y nunca recibimos los datos.

Ernesto Medina, Rector de la Universidad Americana, UAM, reconoció que esos cobros son parte del acuerdo que la Universidad hace con el estudiante cuando este decide voluntariamente inscribirse en ella.

“Es un tema que está dentro de las competencias autónomas de las universidades… creemos que el Estado no debe tener injerencia en el tema de definición de tarifas”, enfatizó Medina.

Dijo que considerando la realidad socioeconómica del país, han ampliado las modalidades de culminación de estudios. Monografía o curso de graduación, son las opciones en la UAM.

La primera le significa al estudiante un pago de 600 dólares, para cubrir: tutoría, título, acto y festejo.

Calidad cuesta, dice Rector
El curso vale 1,200 dólares, y es la modalidad más demandada por los estudiantes, porque hasta “les facilita la inserción en el mercado laboral”, explica Medina, resaltando que el estudiante tiene claro lo que hay que invertir en la UAM cuando ingresa a ella, “por la alta calidad” de su servicio educativo.

Las tarifas, según el rector, están justificadas en la inversión en infraestructura, en docentes de alto nivel profesional, en planes de estudios actualizados y en oferta académica pertinente, entre otros aspectos.

“No podríamos mantener el nivel si no es por el aporte”, apuntó el rector.

En La UAM también el estudiante puede pagar en cuotas a lo largo de su carrera los costos de la modalidad de culminación de estudios, además, también tiene la como opción aprovechar las alianzas que la universidad tiene con instituciones financieras para poder pagar el monto a plazos. “La universidad esta tratando de ayudar y trata de ser lo más transparente posible”, aseguró.

En el caso de la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC, el estudiante paga 1,250 dólares por culminación de estudios, pudiendo elegir Examen de Grado, Monografía o Curso de Graduación.

Aparte, asumen un monto de 20 dólares por otros certificados. La justificación del precio es “la calidad de la educación”, resalta la UCC, pues aseguran que ellos invierten para que sus estudiantes tengan la más alta capacidad y sean competitivos.

Explican, además, que se enfocan en formarlos con visión emprendedora y capacidad para ser generadores de empleo.

Diferencia de costos es abismal en universidades públicas
En el caso de la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, Diego Muñoz, Secretario General, informó que los estudiantes pagan solo 850 córdobas por trámite de título, y el equivalente a 35 dólares por elaboración del mismo.

También dijo que cubren montos “mínimos” por Carta de Egresado y Certificado de Notas, resaltando que a más del 50%  de sus estudiantes se les aprueba exoneración de los trámites de título.

Señaló que en la UNI este año se decidió desechar de las modalidades de culminación de estudios el Curso de Graduación, que costaba hasta 300 dólares, quedándose con la Monografía, Prácticas Profesionales y Examen de Grado.

La Universidad Centroamericana, otra de las pocas instituciones que demostraron disposición de proporcionar información para este trabajo, señaló que el estudiante paga 1,800 córdobas por trámite de título, y 110 dólares por acto y festejo de graduación, que es opcional.

Entre las modalidades de culminación de estudios también están los cursos de finalización de estudios, de los que no revelaron costos.

En la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, los costos son abismalmente bajos, ya que los estudiantes pagan 720 córdobas, de los cuales 500 son para el trámite de su título.