•   Bilwi / RAAN  |
  •  |
  •  |

El Whita Tara, Héctor Williams, máximo líder del Movimiento Independentista de la Nación Comunitaria de La Moskitia, alzó su voz para denunciar lo que considera un saqueo descomunal de los diezmados bosques de la Costa Caribe, señalando al omnipresente consorcio ALBA (en este caso ALBA-Forestal) como el autor de este latrocinio.

Williams acusó directamente a la familia Ortega-Murillo, al Secretario de Desarrollo de la Costa Caribe, Lumberto Campbell, y al caudillo de Yatama, diputado Brooklyn Rivera, como los depredadores que amparándose en un decreto del Instituto Nacional Forestal, Inafor, que autoriza “aprovechar” la madera tumbada por el Huracán Félix, hace cuatro años, se están beneficiando con la tala indiscriminada de árboles.

El dirigente secesionista costeño afirmó que a la par de la destrucción de los bosques, promovida por altos funcionarios públicos, se está produciendo una invasión masiva de colonos que se están posesionando de los territorios que pertenecen a los indígenas de la Costa Caribe.
 
“Forestería comunitaria”
Un funcionario del gobierno regional de la RAAN que solicitó anonimato, confirmó que el Inafor y las autoridades regionales han aprovechado la figura de forestaría comunitaria para encubrir el enorme tráfico de caoba, cedro, pino y otras especies que está exportando ALBA-Caruna.

“Forestaría Comunitaria es una figura que permite a las comunidades indígenas extraer una cantidad determinada de madera para construir sus casas, escuelas, iglesias, botes y muebles, pero la están utilizando para encubrir la exportación de grandes cantidades de especies maderables que tienen mucha demanda en el mercado internacional y que solo beneficia a los altos directivos de ALBA-Caruna, que incluye a la familia presidencial y a los funcionarios mencionados”, indicó la fuente.

El fin de semana se realizó un cónclave en Siuna, donde varios dirigentes indígenas denunciaron la invasión de sus territorios y el saqueo de madera.

Ante este clamor, el diputado Brooklyn Rivera negó su participación en el tráfico de madera, y dijo que pediría una explicación al gobierno y al Inafor sobre lo que está pasando con la destrucción de los bosques.