•   Santa Pancha, Malpaisillo  |
  •  |
  •  |

Las horas pasan y la incertidumbre se acrecienta en Santa Pancha, al llegar al quito día de búsqueda del minero Víctor Manuel Vílchez Martínez, sin que los esfuerzos hayan sido positivos.

Ayer continuaban dando problemas el nivel del agua y la alta temperatura de esta. Desde las cinco de la tarde entró la cuadrilla de buzos, y en cuatro horas lograron avanzar 100 metros.

“El problema es que el nivel del agua sube, aunque en la mañana había bajado dos metros, y en la tarde esa misma agua estaba a más de 40 grados de temperatura, y eso nos ha estado dificultando el trabajo. Además, el lodo que está acumulado no nos permite avanzar.

Esperamos que en la madrugada tengamos mejores resultados”, dijo el buzo de los bomberos, Apolonio Pérez.

“De estas vetas de Santa Pancha, históricamente se ha tenido que estar  evacuando el agua caliente. Al mezclarse esta agua con la que está acumulada dentro del túnel, hace que se caliente poco a poco hasta en 70 grados”, explicó el ingeniero Martín Esparza.
Sin embargo, la empresa minera ha manifestado que con la adquisición de las dos últimas bombas en Honduras, a 600 mil dólares cada una, queda demostrado que no escatimarán recursos económicos ni técnicos para el rescate.

Reconoció que no estaban preparados los suficiente para un desastre natural. “Esto ha sido un  evento extraordinario, y tuvimos que rebuscar lo más rápido bombas de mina La Libertad, que es una corporación cinco veces más grande que nosotros, y nos  las prestaron. Se compraron las dos bombas de Mina Mochito (Honduras), una mina mucho más grande que la nuestra. En lo único que estábamos preparados era con el plan de emergencia para evacuar, y producto de eso es que se logró salvar a los 25 obreros que estaban trabajando al momento de la inundación”, subrayó Esparza.

Logran entrar
Los pobladores, familiares y trabajadores se mantienen en las afueras de la rampa Santa Pancha a la espera de cualquier noticia, sin embargo, debido a la presión que realizaron la noche del martes, cuando cercaron la entrada principal del área administrativa de la empresa minera en reunión de media noche, acordaron dejar entrar en la cuadrilla de trabajo a Humberto Rivas, representante del sindicato de trabajadores, y a Marlon Martínez, hermano del minero desaparecido.

“El agua ha bajado considerablemente. Teníamos dudas de lo que nos informaba  la empresa, pero hemos visto que del martes para acá se ha trabajado aceleradamente, como lo hemos solicitado. Hemos visto que en momentos el acceso al lugar de búsqueda es difícil, y tampoco podemos exponer a los hermanos bomberos, porque ellos también tienen familia”, dijo Humberto Rivas, luego de inspeccionar el área de trabajo.

“Ya se instaló la bomba grande y se demostró que tiene tres veces más capacidad de succión, lo que demuestra que la empresa no tenía dentro de sus planes de seguridad este tipo de problemas. Con estas primeras lluvias pasó esta tragedia, y si hubieran estado más de cien hombres trabajando, la desgracia sería mayor”, dijo Martínez.

Agregó que no confían en el Ministerio del Trabajo, porque desde hace tiempo habíamos denunciado esta situación, y han hecho inspecciones, pero de manera superficial.

Dijo que el Mitrab ordenó contratar un geomecánico y hasta ahora eso no ha ocurrido.
Hasta la media noche de ayer, los buzos continuaron trabajando en roles alternos, con descansos de tres a cuatro horas para tomar fuerzas. Se espera que hoy termine la zozobra.