•  |
  •  |

El nombre de Nicaragua volvió a resonar en La Haya. Esta vez fue en la ceremonia de premiación del concurso de Justicia Innovadora 2011, luego que un panel de expertos  otorgó al Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales, que nació en Nicaragua y se ha extendido a Paraguay, Panamá y Guatemala, a través de la Secretaría de Asuntos Jurídicos de la Organización de los Estados Americanos, el primer lugar.

Según conocimos mediante la oficina de difusión del Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales, PIFJ, éste fue seleccionado para participar en el concurso junto a 15 experiencias de justicia de diferentes partes del mundo.

En la primera fase se realizó una votación on line para seleccionar tres finalistas y el PIFJ obtuvo el primer lugar con 6,261 votos, seguido por proyectos de Holanda (5,582 votos), Rusia (346 votos) y China (255 votos).

Asimismo, los nominados y los candidatos a los premios compartieron sus retrocesos, éxitos y mejores prácticas. Las innovaciones ganadoras serán motivadas a mejorar y aplicarlas a través de las fronteras.

Sobre la génesis del  PIJ se sabe que nació a mediados de los años  noventa como un mecanismo de apoyo para los jueces locales, especialmente en las comunidades más aisladas de Nicaragua.

El servicio fue establecido para ayudar a los impartidores de justicia a efectuar algunos trámites que se les dificultaban debido a que atendían varios municipios, contaban con poco personal y el estado de los caminos impedía el traslado de las personas hacia los juzgados;lo que incrementaba los niveles de impunidad.

De esta manera los facilitadores se convirtieron agentes para auxiliar a los jueces en diversas tareas y sirvieron como puente entre ellos y la población.

Nicaragua como país pionero del proyecto, gana prestigio y reconocimiento a nivel internacional con este galardón que también es una  oportunidad de dar a conocer una experiencia de justicia con participación ciudadana.

No obstante, hay que destacar que se trata de un homenaje a la labor que realizan los 3,700 hombres y mujeres que conforman el Servicio de Facilitadores Judiciales en América, quienes han brindado 123,000 servicios a la población, entre ellos casi 30,000

mediaciones, beneficiando a medio millón de personas.