•  |
  •  |

Para el saqueo de las más preciosas maderas del bosque de los territorios indígenas Wangki Twi, Li Auhbra y Amasau, pertenecientes al Municipio de Waspam, Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, según consta en el informe de la Comisión Especial del Avance de la Frontera Agrícola, habría sido trazada un trocha, al margen de toda autorización y previo estudio de impacto ambiental.

Se trata de un acceso que une a los tres territorios indígenas y que se adentra peligrosamente tanto en la Zona de Amortiguamiento de la Reserva de Biosfera Bosawás como en su Zona Núcleo.

En el informe en poder de EL NUEVO DIARIO, las autoridades locales y territoriales demandan a las instancias nacionales “verificar el daño ambiental como consecuencia de la apertura de la trocha de todo tiempo que construyó la empresa Mapenicsa, así como el aprovechamiento del recurso forestal en Amasau”.

En el mapa que acompaña esta información es claro ubicar la trocha referida en la denuncia. Se puede observar en la línea dibujada en forma de ángulo, y cuyo trayecto pudo ser apreciado desde un vuelo comercial, la zona en que la empresa Mapenicsa ha venido abriendo trochas, iniciándose en Wasminona, pasando por el Río Kukalaya, hasta llegar a Auas Tingni, perteneciente al territorio Amasau.

Según un funcionario vinculado con el Instituto Nacional Forestal, Inafor, a Mapenicsa, no se le había autorizado pasar por arriba del Río Kukalaya, sin embargo, fue abriendo camino, no respetando los “límites” que le estableció la Secretaría de Recursos Naturales, Serena, adscrita al Consejo Regional, a la que se le presume de cómplice en este saqueo forestal en tanto ha optado por el total silencio administrativo orientado supuestamente por “poderosos”, a través de funcionarios claves del Inafor.

Denuncian que Maprenicsa abrió trochas centrales con comunicación de caminos ramales para el saqueo forestal. Otro de los caminos, también reflejado en el ángulo marcado en el mapa, pasa por encima de las faldas del Cerro Cola Blanca (Área Protegida) conectando por encima del cerro Bolivia.

Penetra hasta Bosawás
La trocha se pierde por la densa vegetación desde el aire, la que a su vez en la línea dibujada en el mapa, conecta nuevamente con Auas Tingni. Esta trocha penetra el área de amortiguamiento de Bosawás, cuya función es servirle de escudo a la Zona Núcleo.

Lo grave, señaló el funcionario de Inafor, es que son pasajes que favorecen la invasión de colonos en la Reserva, “que en parte son lanzados para justificar el saqueo de la empresa, asimismo, en este ángulo formado por trochas se encuentran tierras forestales vendidas de los indígenas titulados por el mismo Gobierno de (Daniel) Ortega y han sido vendidas por miembros del directorio de Yatama”, asume el denunciante nuevamente vinculando en el desfalco forestal a Brooklyn Rivera, diputado y aliado del partido de Gobierno.

Es por ese nexo, según los denunciantes locales, que las autoridades han recibido la orden superior de no parar el saqueo temiendo perder votos en la elección presidencial, es más, aseguran conocer que el Batallón Ecológico no ha entrado con la fuerza anunciada por las autoridades del Ejército para evitar que lo culpen de “cómplice”.

Excusa es madera caída
“Han aprovechado la figura de forestaría comunitaria, para delinquir abiertamente” alertó la fuente, recordando que apenas en abril el Procurador ambiental de la zona denunció tráfico y transportación ilegal cometido por Mapenicsa, reteniendo una rastra y tucas de madera que para sorpresa, 4 días después, aun con todo el ilícito, el Inafor determinó que tenían papeles, guía y permiso en regla, no obstante de violentar la Ley 585 de Veda Forestal, publicada en La Gaceta 120 del 21 de junio de 2006, lo que concluye nuestra fuente, deja claro el favoritismo con que es tratada Mapenicsa.

Aseguran que Mapenicsa no estaría respetando la extracción exclusiva del bosque caído por el Huracán Félix en 2007, sino más bien aprovechando esa “cobija” sustentada en el decreto  92 de 2007, publicado en La Gaceta 181 del 21 de Septiembre de 2007, de Inafor sobre madera tumbada por el Huracán Félix.

Acusan pues a Maprenicsa de realizar un enorme tráfico de caoba, cedro, pino y otras especies que exporta ALBA-Forestal, contempladas hasta inicio del año como especies no comercializables por la Ley de Veda Forestal.

Los comunitarios, herederos de este territorio, están temiendo por su vida y pese a que según consta en la denuncia documentada, han pedido intervención de las autoridades nacionales, no hay reacciones, ni indicios que vayan a tomarse medidas para frenar la situación que está “provocando severos daños al medio ambiente y todos los ecosistemas”.

Consta en el  mismo una demanda para que instancias regionales y nacionales se pongan al frente de la problemática que “atropella los principios y valores ancestrales que reconocen en los tratados, laudos, en la Constitución Política, Ley de Autonomía y su reglamento y en especial el Título real otorgado por la Conadeti a través de la Presidencia de la República”.