•   GRANADA  |
  •  |
  •  |

Monseñor Bernardo Hombach, obispo emérito de Granada, celebró  por adelantado sus Bodas de Oro Sacerdotales (28 de junio 1961-28 de junio 2011). El religioso escogió la Catedral de la Inmaculada Concepción de María para darle gracias a la Virgen por los cincuenta años al servicio de la Iglesia Católica.

En la festividad que se realizó ayer, le acompañaron los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua; el Arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes; el obispo de Bluefields, David Zywiec; el obispo de Granada, Jorge Solórzano; y el Nuncio Apostólico Henry Nowacky, quienes aprovecharon la homilía para reconocer la trayectoria de Hombach en países como Argentina, Brasil, Perú, Venezuela y África.

El homenajeado expresó que se encuentra en un momento de profundo agradecimiento y reflexión. “Vengo a dar gracias al Señor por su elección y su muestra de amor en estos cincuenta años. Experimenté muchas ocasiones en mi vida y reconozco que su gracia y su fidelidad  me han mantenido y guiado en estos años”, dijo.

Recordó su infancia en su natal Alemania, una época que dice estuvo marcada por tres hechos trascendentales: primero, el régimen nazista y su feroz dictadura; luego, la Segunda Guerra Mundial; y por último y el más agradable, unos padres ejemplares que formaron una familia unida, que supo sobrellevar las hostilidades.    

Llega a Nicaragua en 1987
Manifestó que siempre sintió un especial cariño por la gente de América Latina y por eso llegó a Nicaragua en 1987, fecha en que fue recibido por el Cardenal Miguel Obando y Bravo, quien lo designó párroco en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción en Juigalpa, Chontales. Más tarde viajó a Managua como director de Cáritas Diocesanas y después –en 1995- regresó a Juigalpa como obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan.

Observación electoral 
Hombach no dejó pasar la oportunidad para expresar su opinión referente a las próximas elecciones presidenciales y la observación electoral. “Yo creo que es necesario que haya observación, da más confianza a los votantes y además expresa la voluntad que los que tienen las cosas en sus manos quieren las cosas correctamente. Cuando yo quiero hacer trampas, entonces trato de tapar… el consejo que yo doy a las autoridades es que respeten el voto de cada persona y no se manosee”, concluyó.