•  |
  •  |

El llamado de “verificación” de riesgo e impacto ambiental que solicitan los integrantes de la Comisión Especial Permanente de Demanda y Control del Avance de la Frontera Agrícola en los territorios de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, incluye una trocha, que según consta en el documento, fue construida bajo la justificación de trasladar maquinaria decomisada al narcotráfico por el Ejército de Nicaragua, que en principio se le dijo a los comunitarios sería dejada en la zona.

No obstante, para sacar el equipo incautado en la comunidad de Kitaski, fronteriza con Honduras, se abrió camino con la diferencia de que las obras habrían sido dirigidas por el propio Ejército de Nicaragua, que tenía bajo su resguardo los pesados equipos y por lo cual en su momento no generó alerta.

Al paso del tiempo, resulta que esa ruta que en el mapa forma una “L” está siendo aprovechada para que colonos se introduzcan a los territorios, invadan y exploten las extensas áreas de valioso bosque, área donde la empresa Maderas Preciosas Indígenas e. Industriales de Nicaragua S.A. opera sacando cargamentos bajo la figura de Forestería Comunitaria, referida a la madera tumbada por el Huracán Félix.

Toca zona de amortiguamiento
En el compilado de la denuncia resaltan que la trocha que une a los territorios indígenas saliendo de la comunidad de Kitaski, se adentra en la Zona Núcleo de la Reserva de Biosfera Bosawás, cruzando el Río Waspuk, tocando también la Zona de Amortiguamiento para terminar en territorio Wnagki Twi –Tasba Raya.

Nuestra fuente vinculada con la delegación del Instituto Nacional Forestal, Inafor, sostiene que en la zona de Kukalaya Mapiniicsa tiene  planteles y patios de acopio, inicialmente “autorizados” pero actualmente dispersos en diferentes sitios sin control alguno.

Acusa del saqueo a una baja alianza en la que participan autoridades del Gobierno Regional, Inafor y la Secretaría de Recursos Naturales y del Ambiente, Serena.

Se denuncia que por esta trocha se han venido instalando y trasladando los colonos hasta por vía aérea. Se estima que ya hay unos 120 invasores asentados a la orilla de la trocha en el sector del Río Waspuk, directamente enclavados en la zona núcleo de la valiosa Reserva de Biosfera Bosawás.

El funcionario de Inafor habla de una “sospechosa” pasividad para el envío del Batallón Ecológico del Ejército de Nicaragua, cuyo propósito, según ha sido anunciado en diferentes momentos, es resguardar la zona y evitar el ingreso de colonos a tierras indígenas y con ello “frenar el saqueo del bosque y controlar la mafia forestal, ahora organizada desde las misma instituciones que deberían velar por nuestras riquezas forestales”, subrayó.

Procuraduría no reacciona
La misma fuente, secundando la petición formal que hicieran los líderes de los gobiernos indígenas, calificó de urgente la intervención de la Procuraduría pues el desfalco que se le está haciendo al bosque de la RAAN es descomunal.

Es más, le recordó al Procurador Hernán Estrada su orientación hecha pública para actuar con severidad contra quienes estuvieran vinculados en actos de perjuicio forestal, así se tratara de diputados, abogados, registrador público o funcionarios y líderes locales. “Sin embargo todo parece indicar que ha habido una contraorden”, dijo refiriéndose a que un escándalo que inevitablemente pondría en evidencia la participación de figuras políticas claves y afines al partido gobernante y a su aliado Yatama no es conveniente en pleno ambiente electoral.

“Con el cuento de la campaña electoral y de la alianza con Yatama comandada por Brooklyn Rivera, los que no pueden ser tocados, por sus pactos y negocios” dijo que están queriendo tapar este negocio sucio.